Valencia Ciudad del Running, sin lugar a dudas

    Cada vez que voy a pasar unos días fuera de Badajoz, normalmente por ocio, me llevo una mochila con todo lo necesario para salir a entrenar por donde me vaya a quedar. Lejos de ser un sacrificio seguir con los entrenos fuera de mi zona habitual, lo considero un regalo poder correr a la vez que descubres y conoces nuevos parajes. En esta ocasión he podido descubrir que Valencia es Ciudad del Running, sin lugar a dudas.


    Sobre lo de llevarse las zapatillas en la maleta ya hablé en este blog en la entrada ¿Se vienen las zapatillas de vacaciones?, así que ahora de lo que quiero hablar es del último lugar que he visitado.

    Al oir hablar de Valencia, en términos de correr, hasta ahora, lo primero que se me venía a la cabeza era su archiconocida Maratón de Valencia. El concepto que tenía de esta maratón, creado desde el desconocimiento, es que alguien un día se levantó con una idea, soltó los euros en la mesa, lanzó la "bolita a la nieve" y la burbuja del running se encargó de hacer esa bola cada vez más grande hasta llegar a lo que es ahora.


    He tenido que venir personalmente hasta aquí y salir temprano a entrenar para darme cuenta que el éxito valenciano no ha sido casualidad, sino que detrás hay una filosofía de la ciudad de dar importancia al deporte, poniendo a disposición de las personas los medios que faciliten la realización de actividad física y, particularmente, dando mucho protagonismo al deporte que actualmente mueve masas: running... o atletismo... o correr, como quieras llamarlo.

    Ya en el destino, la noche antes me pongo a buscar en internet lugares en donde correr en Valencia y lo primero que descubro es que la ciudad dispone de distintos circuitos para practicar running. Curiosamente uno de ellos está a pocos metros de donde me hospedo. ¡Bien! Empezamos con buen pie y no tendré que inventarme ningún recorrido, ya me lo dan hecho. 

    El primero de los días salgo a las 8 de la mañana. Enseguida me planto en el Jardí del Turia, un gran parque alargado, de varios kilómetros, que prácticamente atraviesa Valencia. Inicio mi entreno con intención de hacer una hora a ritmo suave. Comienzo en una zona de baldosas y empiezo a cruzarme con los primeros runners. Al poco veo que la gente corre por el centro del parque y allá que me dirijo. Se trata de un camino de unos dos metros de ancho, bien preparado y en donde la densidad de gente corriendo crece por momentos. Acabo de "aterrizar" en el Circuito de 5 km del Rio Turia.

Numerosos circuitos en la ciudad de Valencia (Fuente: Las Provincias9

     Voy descubriendo el parque a la vez que corro, y en principio me sorprende la gran cantidad de gente corriendo, pero según voy avanzando le empiezo a ver lógica a la situación. Puntos kilométricos señalizados, bien iluminado aunque ya es de día, carteles indicando puntos de interés por donde vas pasando así como la distancia hasta la fuente más cercana, prohibición de paso a bicicletas y terreno en buen estado. La lógica no es otra que, con tantas facilidades ¿quien pone excusa a practicar este deporte? 

      Además de gimnasios abiertos cada poco, te encuentras con pistas de atletismo, campos de futbol, campo de rugby, pistas de basket, carril bici bien delimitado. El circuito es de 5 kms de una punta hasta la otra, pero puedes alargarlo hasta llegar a la Ciudad de las Ciencias sin salir del parque. Termino una hora de entrenamiento, que me sabe a poco, pero con una cosa clara "mañana repetimos, pero tirada larga". ¿Cómo desaprovechar este regalo a las zancadas? ¿Cómo no disfrutar de este ambientazo constante a running?

        Al día siguiente volví a salir, sin dudas, sin titubeos... sin excusas. Hice el mismo recorrido por este circuito y además lo alargué un par de kms más hasta el paseo marítimo, y aunque salí del parque y corrí por calles, no dejé en ningún momento de cruzarme con runners. Podría haber estado corriendo horas sin parar, disfrutando de correr por Valencia, de sus corredores, pero llevaba ya 21 km y era suficiente.

 


       Así que después de este grato descubrimiento, aparte de llevarme de Valencia la imagen de una hermosa ciudad, me llevo también una lección bien aprendida que aplicaré cuando vuelva a escuchar el nombre de su Maratón o Media Maratón: que el éxito de éstas es la consecuencia de la apuesta previa por el running en la ciudad y no sólo por una inversión de dinero en una prueba concreta. ¡Espero volver en otra ocasión!  


 
Si quieres estar al tanto de próximas publicaciones suscríbete introduciendo tu email en el apartado de suscripción a la derecha del blog o dándole "Me gusta" en la página de Facebook, también a la derecha de este blog.