Crónica de la Nocturna Contra el Cáncer. Pasarlo mal para terminar bien.


Estábamos ya un poco cansados de lluvia y deseábamos que llegaran las altas temperaturas para salir de ese tiempo de nadie, en el que no sabía se refrescar o calentar. Probablemente fuera así porque nuestra memoria no recordaba bien lo que es el calor "pegajoso" de Badajoz y, peor aún, competir con alta temperatura. Así, en esta V Noctura AOEX "Badajoz 1144" Todos Contra el Cancer, pudimos recordar que con menos grado se corre mejor.

Muy tocado en la llegada a meta

Volvía a competir esta semana después de decidir no hacerlo la anterior para poder hacer una semana plena de entrenos, completándola con tirada larga el fin de semana. Tocaba hacerlo en una carrera en la que no había podido participar en ediciones anteriores. Otra vez una carrera explosiva, de 5 kms, como la última en la Nocturna de Talavera. El listón lo había dejado muy arriba aquel día, así que había un poco de presión por hacer una carrera medianamente buena.

Y antes de contar cómo pasó, esta vez empiezo por la conclusión: la carrera salió muy buena. Aunque esto empecé a pensarlo una vez había cruzado la meta, analizando el tiempo realizado (17:46) y el promedio (3:32 min/km). Porque durante la carrera sufrí lo indecible para poder cruzar la meta, la agonía llegó a unos extremos que no recordaba en ninguna otra carrera y la cabeza me jugó dos malas pasadas que estuvieron a punto de que tirara la carrera a la basura.

Club Atletismo Badajoz en esta carrera
  Tomamos la salida para afrontar los 5 kms a una sola vuelta, resumidos en primera mitad de subida y segunda mitad del circuito en bajada. Empiezo a mi estilo que tan buen resultado me da: saliendo sin volverme loco e ignorando a quienes van delante. Voy a hacer mi carrera y lo de los puestos lo iremos viendo sobre la marcha.

Así en los primeros metros tenía a mucha gente por delante y, en plan broma, solté un pensamiento en alto diciendo "nos vemos más adelante". Durante el primer km intenté coger ritmo de carrera buscando el equilibrio entre un ritmo rápido que me permitiera competir arriba y la calma suficiente para que las fuerzas duraran hasta el final. El primer km en 3:27 reflejaba haber conseguido ese equilibrio. En un 5.000 es relativamente fácil hacer ese primer km mucho más rápido.


Con mi amigo Juan, antes de la salida

Adelante Chamizo se ha ido en solitario, Nino no le pierde de vista y va en su busca y por detrás un numeroso grupo de atletas. De ese grupo se va descolgando corredores a los que iría adelantando yo posteriormente, pero los que consiguieron mantenerse en ese grupo estaban bastante lejos de mi y creo que llegar ahí es casi misión imposible, porque hay gente de calidad y yo, por contra, voy corriendo solo. 

Pero empiezan las rampas de verdad hasta el km 2,5. Me habían hablado de estas cuestas tanto que las esperaba mucho más dura de lo que realmente me resultaron. Eso sirvió para seguir adelantando corredores descolgados del grupo, cada vez más pequeño. También sirvio para recortar distancias progresivamente y conseguir lo que poco más de un km atrás parecía imposible, alcanzar al grupo. Se hizo realidad en la parte más alta de la carrera, y aunque no había empleado energías con ese propósito, sí que estaba muy justo de fuerzas para mantenerme ahí. Ahora tocaba bajada e intentaría recuperar un poco de óxigeno.

Sufriendo en el último tramo

Más o menos en el km 3 adelanto a Juanjo y llego de lleno al grupo en el que intento mantener detrás para recuperar sensaciones porque los pulmones no me dan para obtener todo el oxígeno que piden los músculos. Ahí están los tres ASFAS, Víctor, Gervasio y Juan Mediero, pero en poco tiempo llegaría un momento muy crítico.

Miro el reloj para ver lo que queda y observo que vamos por el 3,5. "Queda km y medio" pensé. Acto seguido empiezo a sentir una flojedad inmensa en las piernas que no invitan a pensar que pueda mantener el ritmo hasta el final. Pero me salva el que vamos corriendo en bajada muy favorable para mantener ritmos gastando poca energía. Energía que sentía estaba agotada, pero no quería tirar la toalla todavía por si había una recuperación final y pudiera dar un hachazo de los mios.

Todos tranquilos cuando de repente se dio la salida sin avisar.


Como diría una madre: Ni energía ni energío, ni hachazo ni hachaza. Arrastrando la lengua era un éxito estar en la cola del grupito. Hemos terminado la bajada y el tramo final es prácticamente llano hasta llegar a meta. Aunque siento casi telepáticamente que están esperando un cambio de ritmo por mi parte yo ya sé que esta vez no va a llegar. Juanjo ha "resucitado" y vuelve a adelantarme. Juan Mediero también me gana la posición que le había ganado anteriormente.

Y en el último tramo vuelvo a mirar el reloj, van 4,85 km, ya queda apenas nada, pero al igual que la anterior vez empiezo a flojear y sentir un bloqueo mental que casi hace que me pare. Pero un pequeño hilo de lucidez me invita a continuar porque ya está practicamente terminado. Y así por fín cruzo la meta teniendo que, otra vez, poner rodillas en tierra hasta conseguir rebajar pulsaciones y poder concentrarme sólo en respirar.

Finalmente 9º en la clasificación general y 4º de mi categoría, y como decía antes, por lo mal que lo pasé en carrera la primera sensación es de haber tenido un mal día, pero mirando tranquilamente los datos de carrera que pongo al final la conclusión es de haber hecho una buena carrera y que mis acompañantes de batalla simplemente hoy han sido mejores que yo.

Hasta aquí la aventura de este día, si quieres acompañarme en mis carreras leyendo mis crónicas no dudes en seguirme en la página de Facebook de este blog dándole a ME GUSTA. 



Leer más...

Crónica de VI Carrera Nocturna de Talavera. Superando la mejor de las espectativas.

   Tras dos años sin correr esta prueba por coincidencia laboral, este año tenía la oportunidad de competir en esta prueba que tanto odiamos pero que a la vez no podemos vivir sin ella. Tres años después de correr los cinco kms del recurrido a ritmo de 3:28 corríamos  la VI Carrera Solidaria Nocturna de Talavera.

Podium Veteranos A
    Antes comentaba que odiamos esta prueba, pero lógicamente en sentido más cariñoso que pueda tener la palabra. Como decía en la página de Facebook de este blog en los días previos, ésta es una carrera en la que se corre muy rápido y en la que se sufre muchísimo. Venimos de un periodo de distancias largas y se presenta un cinco mil llano y nuestro subconsciente nos traiciona pensando que son pocos kms y que, por tanto, casi podemos esprintar todo el tiempo sin consecuencias. ¡Gran error!. Y no podemos vivir sin ella porque es el mejor sitio para poner a prueba nuestra velocidad, y eso nos da muchísimo aliciente.

     Son ya las 22:00 y la "cena" está servida. Amplia línea de salida en la que no consigo ponerme en primera fila, así que busco al menos la espalda de corredores que no me frenen en la partida. Tras un breve retraso, en el que el calentamiento previo perdió algo su efecto, se lanza la carrera. 

       Aunque no salgo lento, nada más empezar tengo un montón de gente delante mía. No me vuelvo loco y me dedico desde el principio a hacer mi carrera, y tras 500 metros de recta empiezan los primeros callejeos por el pueblo. Prácticamente he perdido de vista a los atletas de delante, pero no me cuadra que, corriendo a 3:20, tenga tanta gente por delante mía. Todo el mundo no puede correr tan rápido y aguantar el ritmo hasta el final, así que no me obsesiono con puestos y me planto en mi objetivo de mejorar ese ritmo en meta de 3:28 de la última vez que hice esta prueba.


       El primer km lo hice en 3 minutos y 26 segundos, aunque ni ahí ni en ningún momento de esta carrera miré el ritmo, porque sabía que iba rápido y no quería que me entrara "vértigo" al verlo reflejado en el reloj. En el segundo km sigo igual que en el anterior, dejando que las piernas corrar como quieran pero controlando no ir más rápido de lo debido, porque aún la carrera estaba más rápida de lo normal. Ya en este segundo km la gente ha ido "madurando" y volviendo a sus posiciones naturales, consiguiendo así ganar algunas posiciones. Segundo km en 3:20.

       Quizás por este km más rápido y espoleado por la ganancia de posiciones, veo que me estoy echando encima poco a poco de las camisetas naranja de los ASFAS. Son atletas que tengo de referencia pues en todas las carreras solemos estar igualados en cuanto a rendimiento. Y así empezamos la segunda vuelta, habiendo hecho una criba de posiciones y estando, ahora sí, en una posición de carrera más lógica. 

         Observo que en los ajustados callejeos por Talavera consigo mantener un ritmo constante, al contrario que los que van delante mía, que tras cada curva cerrada pierden algo de velocidad. Km 3 en 3:26. Aprovecho esto para sobrepasar a Enric y llegar a la espalda de Jesús Montero, que es la mejor de las referencias. Dudo entre seguir adelante o mantenerme con él, pero si intento sobrepasarlo casi seguro que va a conseguir mantener mi ritmo y tras mi excesivo desgaste me rebasaría. 


Club Atletismo Badajoz. 2º por equipos.

        En ocasiones veía que yo me adelantaba y, al darme cuenta, bajaba un poco la intensidad para seguir ahí. En estas rebasamos a Parejo que iba por delante, aunque parece que consigue mantenerse detrás nuestra. Las piernas ya duelen, el aliento es limitado, las ganas de llorar en aumento pero la tozudez de no claudicar y terminar bien lo empezado supera a todas estas tentaciones por parar. Debido a ese control, y en parte también al desgaste, el km 4 es el más lento, 3:29.

        Entramos en el último km, la hora de la verdad. Las piernas todavía dejan que un poco de sangre riegue mi cerebro y me permita plantear que Jesús es de mi categoría y, aunque el podium está difícil porque hoy hay nivel de atletas considerable, no me gustaría haber perdido un podium por suponer que no lo iba a lograr.

        En estas nos adelanta como un rayo Enric, casi al sprint, y no nos da opción nada más que a quitarnos las pegatinas de las camisetas. Supongo que ha ido dosificando y que va a terminar fuerte así que, como va a ser imposible alcanzarle, me olvido de él y me centro en lo mío con Jesús y Parejo. Nos acercamos a la penúltima curva, a la izquierda, en donde a lo lejos ya veremos la meta, escucharemos la megafonía y sentiremos el calor del público.

        Recordando la última carrera aquí en Talavera, un 10 mil hace unos meses, en donde casi pierdo una batalla semejante por no lanzar un ataque a tiempo, me planteo arriesgar y atacar tras esa curva, la cual está separa de meta 300 metros. Estamos corriendo al límite y ya no hay de donde rasgar un poco de fuerzas; si me la juego es fácil que no llegue vivo a la última curva y definitiva recta de meta. ¡De perdidos al río!

Sprint en la penúltima carrera aquí en Talavera

         Curva a la izquierda y cambio el ritmo, casi al sprint. Consigo que Jesús no me siga, ¡hay que aguantar!. Con la inercia y por sorpresa rebaso de nuevo a Enric lo justo como para tomar la última curva a la derecha delante de él, con la ventaja que esto supone yendo a ritmo de sprint. Ya estoy en la recta y esprinto sobre el sprint. De reojo veo que Enric no me va a alcanzar y sintiendo que esta carrera ha sido una victoria por superar la mejor de mis previsiones entro con los brazos en alto celebrándolo.

          El tiempo final 17:18, que supone un ritmo de 3:24, superando de largo el 3:28 de la última aquí. Me fijo en el ritmo y no en el tiempo porque, aunque el callejeo era el mismo que el de aquel año, la salida y la meta están en otro lugar, y la comparación de tiempos no sería homogénea. Satisfacción plena por haber sabido controlar la carrera de principio a fin y que no sea la propia carrera la que me controle a mi.

          Al final una 15ª posición y un 2º puesto por categorías, que está fenomenal viendo, en la clasificación general, que los nombres que me preceden no son cualquier cosa. Moral por las nubes, inyección de fe en mis posibilidades y motivación a tope para seguir entrenando y compitiendo. A continuación os dejo los datos de la carrera y, si quieres seguir leyendo mis paranoias y mis historias  en las carreras, no dudes en dar ME GUSTA en mi página de Facebook.



     
Leer más...

Soltando "carbonilla" en las cuestas de la III Carrera por La Diversidad "Los Palomos"

     La mayoría puede no entender que terminando 4º clasificado de la general y 3º de mi categoría (fusionadas dos categorías de las habituales), diga que no me ha salido buena carrera. Pero si analizamos detenidamente algunos aspectos del desarrollo creo que tengo justificación para poder decirlo. Por otro lado estoy muy satisfecho de que en pleno mes de mayo haya corrido de forma competitiva una carrera de 10 km con cuestas. Todo esto ha pasado en la mañana de este domingo en la III Carrera por La Diversidad "Los Palomos".



     Para empezar hay que decir que hoy quedé 4º porque han faltado muchos "galgos" hoy en línea de salida de los que "tocan las narices". Los ritmos que he llevado durante la prueba son para haber quedado mucho más atrás si la gente se hubiese animado a estar hoy en la Plaza Alta de Badajoz. Este mismo mes, con sensaciones similares a la de hoy, en Don Benido, siendo Campeonato de Extremadura de 10km, finalicé el 28º. Pero lo que yo digo a otros hoy me lo digo a mí: no han estado pudiendo haberlo hecho, por tanto ese 4º puesto es muy digno y merecido.

        Por otro lado los ritmos de carrera han estado muy lejos de lo habitual en mí en otros momentos de la temporada. Cierto que había que contener mucho para llegar con fuerza a los últimos kms, en una carrera con cuatro subidas muy puñeteras, pero en mí, correr en llano a 3:50 y no marcar la diferencia en la subida, es algo que se queda muy lejos de lo que puedo hacer.

        Y esa es la explicación de que un 4º puesto no es suficiente para decir que ha salido una buena carrera. Que no ha sido mala tampoco, pero el potencial que tenemos es para ofrecer más de lo que hoy ofrecimos. No me flajelo, y me voy a quedar con el comodín de la primavera, pero llega el verano y el margen alérgico habrá llegado a su fin, por lo que habrá que entrar en el periodo estival con las pilas puestas.


       La carrera no fue rápida, salvo para quien ganó la carrera, Francisco Javier Canelada, al cual desapareció tan pronto por delante que no fui consciente de que lideraba la carrera, pensando en todo momento que iba una posición más adelante de la que al final terminé. Por delante mía Jesús Montero y Juan Parejo, de ASFAS, a tiro de piedra, sin distanciarse en exceso.

       Paso así la primera de las cuatro vueltas, corriendo juntamente con los que iban a los 5 kms, a dos vueltas. Intentando guardar fuerzas y esperando que delante fuesen tan generosos en el empeño que terminaran pagándolo al final. Yo iba a mi carrera, sin intentar seguir a nadie ni impedir que nadie me alcanzara. 

       Si dividimos cada vuelta en cinco partes, la última de ellas era subida, unos 500 metros. De esas subidas con curva que parecen que terminan ya pero no. Pues en la rampa de la segunda vuelta doy alcance a Parejo. Parece que la estrategia de contener funciona, pero llegamos arriba, y trás cruzar la Plaza Alta y empezar la tercera vuelta con la fuerte bajada, Parejo me adelanta. He de decir que confiaba en que se estaba cebando y no lo aguantaría en la próxima subida, pero me equivoqué.

     Antes, en el llano, me marcaba un ritmo constante que no fuera agónico; rápido pero soportable, pero miraba el reloj y no era tan rápido como debiera ser, pero siempre preferible a excederse  y pagarlo más adelante. Ibamos doblando a muchos atletas, tanto de la carrera de 5 km como la de 10 km, pero seguía viendo sin dar por perdido a los dos ASFAS que iban delante mía.

     La subida de la tercera vuelta me sirve para descubrir dos cosas: que Parejo no va de farol porque no le he recortado ni un metro y que las fuerzas para la cuarta vuelta son las justas para hacer una vuelta idéntica a las anteriores y no poder apretar el ritmo para sorprender y adelantar a los que van delante de mí.


     En la cuarta y última vuelta veo inalcanzable a los ASFAS, aunque siguen a tiro de piedra. Se les ve con firmeza. Miro para detrás para ver si peligra mi posición pero los doblados me causan confusión, aunque yo creo que no hay nadie cerca. La última subida muy agónica pero echándolo todo porque ya no se permite aflojar cuando estás escuchando la megafonía de meta. Es tanto que he hecho (con permiso del símil) marca personal en pulsaciones máximas: 187 pulsaciones por minuto, cuando pensaba, de otras ocasiones, que mi máximo estaba en 180. Ese dato revela cual ha sido mi nivel de esfuerzo para llegar a meta lo mejor posible. También revela que debo acudir a profesionales si quiero entrenar correctamente por pulsaciones.

        Y cruzo la meta tras 37:00, pensando que era tercer clasificado tras Montero y Parejo, confundido por la gente que salió más rapido al principio pensando que eran todos de la carrera de 5 km. El consuelo fue que al menos conseguí la tercera posición de la categoría Master A (35--44 años).

Leer más...

Esperamos "volar" con Los Palomos este domingo

De los creadores de "Sufre como puedas en un 10k a 4 vueltas en Don Benito" llega ahora "Otro 10k a 4 vueltas pero con cuestas", y es que he decidido correr este domingo la tercera edición de la Carrera por la Diversidad Los Palomos, que tendrá lugar este domingo en la Plaza Alta, en Badajoz.


Este año la alergia me está dejando correr. Inicialmente hubo una semana más dificil en la que, con las mismas pulsaciones de otros entrenos, corría un minuto y medio más lento por km. Pasé de hacer rodajes suaves a 4:30 a hacerlo a 6:00, pero aún así decidí insistir aunque fueran entrenamientos lentos.

Pero después de esa semana crítica he empezado a sentirme fuerte, recuperar sensaciones, vuelven las pulsaciones a su ritmo y tengo la sensación de que un 10 mil con cuatro subidas a la Plaza Alta pueden ser solventadas con éxito.

Es la primera que corro esta prueba.https://atletismoextremadura.com/carreras/iii-carrera-por-la-diversidad-los-palomos/ Las anteriores ediciones en sábado por la mañana siempre me coincidieron con jornadas de trabajo. El recorrido ha cambiado y en 2018 se "encorsetará" en uno de los circuitos obligatorios para competir en la Ciudad de Badajoz. Un circuito de 2.45 km al que habrá que dar cuatro vueltas y que tendrá inicio en su punto más alto, por lo que cada vuelta tendrá una fuerte bajada inicial y una fatigosa subida al final. Quien sea más inteligente gestionando las fuerzas será quien se lleve el gato al agua.



Así pues, con muchas ganas de correr este domingo y comprobar en qué punto estoy tras la crisis alérgica anual. Pronostico un buen resultado, pues las sensaciones son buenas, y a partir de ahí planificar un verano en el que no voy a hacer parón, pues durante la temporada ya he tenido algunas semanas, tras pruebas importantes, en las que paré totalmente.

Si quereis tener noticias inmediatas de lo que allí ocurra podéis seguir la página de Facebook de Entre Dorsales y Endorfinas. ¡Nos vemos el domingo!
Leer más...

10K Ciudad de Don Benito. Otra vez chocando contra el 10 mil

       ¡No hay manera! Otra vez he topado con la distancia de los 10 km. No consigo que me salga buena carrera en una distancia que no es ni larga ni corta, ni todo lo contrario. Quizás no sepa elegir bien la estrategia, puede que subconscientemente no respete todo lo que merece su dificultad o simplemente no hay en mis piernas más cera que la que arde.


        Llegaba a Don Benito con la pretensión de hacer 35 minutos por primera vez. Aunque los sintomas de alergia eran más acusados estos días, no me estaba impidiendo correr y competir con normalidad hasta ahora. Además el estado de forma es bueno, bien rodado, por lo que era una buena ocasión para, por fin, conseguir este reto.

        Pero no salió... una vez más. Me sería muy fácil poner la excusa de la alergia, pero mientras corría no ha habido síntoma que me la recordara. Aunque una vez terminada la carrera, con todo el polen absorvido durante los 10 kms no parara de estornudar, moquear y picar la garganta. Pero es cierto que pude respirar bien y hubo pulmones.

          Los 10 km se completarían dando 4 vueltas a un circuito de 2,5 km que estaba homologado. Buscando el lado positivo de tantas vueltas, serviría para regular las fuerzas repartiéndolas entre las distintas vueltas. En cuanto a la participación, mucho nivel. La prueba era además Campeonato de Extremadura de 10 mil metros.



          Debido a esto último la salida fue muy rápida. Favorecía también que los primeros metros son en bajada, por lo que se produce un efecto catapulta que hace que me contagie del ritmo en estos primeros metros. Sin embargo, intento regular el ritmo a algo razonable, pero es imposible y por encima de 3:30 y no tener la sensación de que me relajo en exceso. Primer km en 3:24

         Intento acogerme a la estela que llevan Raquel Gómez y Juampa. Son buena referencia para coger su ritmo, pero tras algo más de un km con ellos veo que el ritmo sigue siendo muy rápido y decido desconectarme de ellos. Al momento cojo la estela de dos atletas del Atletismo Sanvicenteño, Carlos y Oscar. Me es factible seguir su ritmo. A toda costa no quería quedar sólo a esos ritmos porque supondría decir adios a la carrera. 

          Las dos primeras vueltas se solventan con esfuerzo pero sin agobios extras, pero haber hecho los primeros 5 km con un ritmo medio de 3:29 me dice que algo no va como debiera de ir. Así, en la tercera vuelta se nota que las piernas ya no van tan fácil como las dos primeras. Bajo intencionadamente el ritmo para intentar recuperar sensaciones pero lejos de eso las sensaciones van a peor. Cuando me doy cuenta voy corriendo a ritmos cercanos a 3:50.

           Encaramos el fin de la tercera vuelta temiendo cómo vamos a sufrir en la segunda. Ya voy sufriendo mucho, pero tiro de orgullo para llegar a meta lo más dignamente posible, a sabiendas de que el ritmo ya no va a ser el del principio, pero al menos buscar un tiempo medianamente decoroso en meta con lo que ya habíamos ganado al principio.

           Empezamos la cuarta vuelta. Por sorpresa empiezo a recuperar un poco las sensaciones y empiezo a correr un poco más rápido. No tanto como al principio pero sí para alejar los fantasmas del desastre. Observo incluso que los atletas que van delante mía cada vez los tengo más cerca. Así que me establezco en ese nivel de esfuerzo para llegar a meta.







             En la última curva, en la rotonda, que nos mete en la calle que un km nos lleva a meta, miro a mis perseguidores y veo que ya no me alcanzan. Un poco más adelante cambio la pantalla del reloj para que me muestre el tiempo total de carrera que llevo por si suena la flauta de una marca personal (normalmente no uso el dato del tiempo hasta el final de la carrera por lo que en el gps pongo otro parámetros más útiles para mi durante la competición). Pero junto cuando pongo el tiempo que llevo hasta ahora me muestra mi actual marca personal (36:13) y aún queda un poquito, por lo que dejo de apretar los dientes y me dedico a cruzar la línea de meta.

         De ésta no me voy contento. Más bien ofuscado porque no le cojo el golpe a los 10 km ya sean con frio, calor, en llano, en noviembre, en mayo.... no hay forma. Quedamos la  distancia en un tiempo final de 37:15, en el puesto 39º de la clasificación general y 11º de mi categoría.

        Esta carrera era objetivo, es decir, que los entrenamientos de las últimas semanas estaban pensados para llegar aquí en el mejor estado posible. Ahora ya no quedan objetivos por entrenar, aunque no dejaré de hacerlo, pero únicamente para mantener un mínimo que me permita participar en las carreras a las que me vaya presentando para divertirme.



           

         
Leer más...

XX Carrera Popular de Jerez de los Caballeros. Dura y exigente.

     Las pretensiones de esta semana estaban, desde hace varias semanas, focalizadas en el 10K de Don Benito del próximo sábado. Pero se presenta un día festivo y una de esas carreras en las que siempre gusta correr a pesar de que te deja los pulmones bien pulidos, que ademas puedes completar pasando el día fuera de casa con la familia. En cuanto vi que la meteorología acompañaba me apunté a la XX Carrera Popular de Jerez de los Caballeros.

      
         De esta forma también nos quitamos un día de entrenamientos de calidad esta semana. Además como la salida era a las 12:00 nos evitábamos madrugar (sobre todo a la familia)  y hacer un viaje con tranquilidad y sin prisas. Una vez en Jerez, por delante 7,5 km a dos vueltas por un recorrido exigente, con un par de subidas de las que no se acaban, sobre todo una de ellas, bajadas a tumba abierta y mucho adoquín que arrastraba a correr por el acerado.

       En la zona de salida mucha animación en la plaza, como siempre en esta carrera, y tanteando ya que había bastantes atletas de los que te ponen en tu sitio. Así, tras las presentaciones y homenajes da comienzo la carrera.

        Los primeros metros son de aglomeración, intentando no tropezar y visualizando que por delante no se vaya mucha gente. Aún así ya veo que hay muchos atletas por delante, fruto del nivel que antes comentaba. Me espero a que llegue la cuesta más larga del recorrido (900 metros hasta llegar al punto más alto), aún en el primer km. Nada más empezar a subir el isquio derecho se empieza a tensar peligrósamente; por suerte pasaríamos la cuesta sin problema y no volvería a quejarse. Ahí ya toparía con los que serían mi "rueda" durante toda la carrera, los atletas del Atletismo Fregenal, los atletas del elixir de la eterna juventud y recientes campeones de España de 10k en veteranos. Hablamos de Carmelo, Pepe Rambla, Jose Manuel García y José Pérez.


        Una vez terminada esa subida llega unos metros de llano para recuperar el aliento y acto seguido una pronunciada bajada que nos enfilará al Parque de Santa Lucía. Al salir del mismo unos metros más de bajada y la segunda de las cuestas, mucho más corta que la primera y que nos lleva a la calle, más o menos llana, que 600 metros mas adelante nos lleva a la meta para terminar la primera de las dos vueltas. Todo este tiempo no he podido más que aguantar el ritmo de los atletas de Fregenal, salvo Carmelo, que pronto se fue hacia adelante. Ningúno es de mi categoría. Encaramos la segunda vuelta con cierta seguridad de, por lo menos, aguantar ahí con ese grupo.  

        Esta segunda parte de la carrera es casi calcada a la primera. Salvo que alcanzamos a un par de corredores que iban más adelantados, de los cuales a uno lo dejamos atrás y el otro se quedo con el grupo. También llegó por detrás muy fuerte mi compañero Victor Sánchez, que poco a poco va recuperando sensaciones en carrera tras su larga lesión. Nos alcanzó a la altura del parque y se pondría al frente del grupo, ya en fila india y separados por varios metros cada uno.

        
       De ahí a larga recta de meta. Me conformo con terminar a la estela de todos estos atletas que me habían servido para no perder el ritmo de carrera. Miro atrás y no hay ningún corredor al acecho. Los atletas que van delante no son de mi categoría, salvo Víctor, ya inalcanzable. Así que sigo con el mismo ritmo hasta que llego al fin a meta con un tiempo oficial de 27:35, consiguiendo mi mejor tiempo aquí, mejorando 30 segundos mi última carrera en Jerez, hace dos años, finalizando en 17ª posición de la clasificación general y 4º de mi categoría. Fue mi compañero Víctor el que me "birló" el podium.

        Estas carreras en las que hay corredores de calidad me gustan porque te dicen la verdad de en qué punto realmente te encuentras. Y viendo lo sucedido hoy me voy conforme con mi rendimiento, habiéndolo dado todo y aguantando el esfuerzo hasta meta.

          
Leer más...

(VIDEO) XX Carrera Popular de Jerez de los Caballeros. Primeros metros






















Leer más...