Esperamos "volar" con Los Palomos este domingo

De los creadores de "Sufre como puedas en un 10k a 4 vueltas en Don Benito" llega ahora "Otro 10k a 4 vueltas pero con cuestas", y es que he decidido correr este domingo la tercera edición de la Carrera por la Diversidad Los Palomos, que tendrá lugar este domingo en la Plaza Alta, en Badajoz.


Este año la alergia me está dejando correr. Inicialmente hubo una semana más dificil en la que, con las mismas pulsaciones de otros entrenos, corría un minuto y medio más lento por km. Pasé de hacer rodajes suaves a 4:30 a hacerlo a 6:00, pero aún así decidí insistir aunque fueran entrenamientos lentos.

Pero después de esa semana crítica he empezado a sentirme fuerte, recuperar sensaciones, vuelven las pulsaciones a su ritmo y tengo la sensación de que un 10 mil con cuatro subidas a la Plaza Alta pueden ser solventadas con éxito.

Es la primera que corro esta prueba.https://atletismoextremadura.com/carreras/iii-carrera-por-la-diversidad-los-palomos/ Las anteriores ediciones en sábado por la mañana siempre me coincidieron con jornadas de trabajo. El recorrido ha cambiado y en 2018 se "encorsetará" en uno de los circuitos obligatorios para competir en la Ciudad de Badajoz. Un circuito de 2.45 km al que habrá que dar cuatro vueltas y que tendrá inicio en su punto más alto, por lo que cada vuelta tendrá una fuerte bajada inicial y una fatigosa subida al final. Quien sea más inteligente gestionando las fuerzas será quien se lleve el gato al agua.



Así pues, con muchas ganas de correr este domingo y comprobar en qué punto estoy tras la crisis alérgica anual. Pronostico un buen resultado, pues las sensaciones son buenas, y a partir de ahí planificar un verano en el que no voy a hacer parón, pues durante la temporada ya he tenido algunas semanas, tras pruebas importantes, en las que paré totalmente.

Si quereis tener noticias inmediatas de lo que allí ocurra podéis seguir la página de Facebook de Entre Dorsales y Endorfinas. ¡Nos vemos el domingo!
Leer más...

10K Ciudad de Don Benito. Otra vez chocando contra el 10 mil

       ¡No hay manera! Otra vez he topado con la distancia de los 10 km. No consigo que me salga buena carrera en una distancia que no es ni larga ni corta, ni todo lo contrario. Quizás no sepa elegir bien la estrategia, puede que subconscientemente no respete todo lo que merece su dificultad o simplemente no hay en mis piernas más cera que la que arde.


        Llegaba a Don Benito con la pretensión de hacer 35 minutos por primera vez. Aunque los sintomas de alergia eran más acusados estos días, no me estaba impidiendo correr y competir con normalidad hasta ahora. Además el estado de forma es bueno, bien rodado, por lo que era una buena ocasión para, por fin, conseguir este reto.

        Pero no salió... una vez más. Me sería muy fácil poner la excusa de la alergia, pero mientras corría no ha habido síntoma que me la recordara. Aunque una vez terminada la carrera, con todo el polen absorvido durante los 10 kms no parara de estornudar, moquear y picar la garganta. Pero es cierto que pude respirar bien y hubo pulmones.

          Los 10 km se completarían dando 4 vueltas a un circuito de 2,5 km que estaba homologado. Buscando el lado positivo de tantas vueltas, serviría para regular las fuerzas repartiéndolas entre las distintas vueltas. En cuanto a la participación, mucho nivel. La prueba era además Campeonato de Extremadura de 10 mil metros.



          Debido a esto último la salida fue muy rápida. Favorecía también que los primeros metros son en bajada, por lo que se produce un efecto catapulta que hace que me contagie del ritmo en estos primeros metros. Sin embargo, intento regular el ritmo a algo razonable, pero es imposible y por encima de 3:30 y no tener la sensación de que me relajo en exceso. Primer km en 3:24

         Intento acogerme a la estela que llevan Raquel Gómez y Juampa. Son buena referencia para coger su ritmo, pero tras algo más de un km con ellos veo que el ritmo sigue siendo muy rápido y decido desconectarme de ellos. Al momento cojo la estela de dos atletas del Atletismo Sanvicenteño, Carlos y Oscar. Me es factible seguir su ritmo. A toda costa no quería quedar sólo a esos ritmos porque supondría decir adios a la carrera. 

          Las dos primeras vueltas se solventan con esfuerzo pero sin agobios extras, pero haber hecho los primeros 5 km con un ritmo medio de 3:29 me dice que algo no va como debiera de ir. Así, en la tercera vuelta se nota que las piernas ya no van tan fácil como las dos primeras. Bajo intencionadamente el ritmo para intentar recuperar sensaciones pero lejos de eso las sensaciones van a peor. Cuando me doy cuenta voy corriendo a ritmos cercanos a 3:50.

           Encaramos el fin de la tercera vuelta temiendo cómo vamos a sufrir en la segunda. Ya voy sufriendo mucho, pero tiro de orgullo para llegar a meta lo más dignamente posible, a sabiendas de que el ritmo ya no va a ser el del principio, pero al menos buscar un tiempo medianamente decoroso en meta con lo que ya habíamos ganado al principio.

           Empezamos la cuarta vuelta. Por sorpresa empiezo a recuperar un poco las sensaciones y empiezo a correr un poco más rápido. No tanto como al principio pero sí para alejar los fantasmas del desastre. Observo incluso que los atletas que van delante mía cada vez los tengo más cerca. Así que me establezco en ese nivel de esfuerzo para llegar a meta.







             En la última curva, en la rotonda, que nos mete en la calle que un km nos lleva a meta, miro a mis perseguidores y veo que ya no me alcanzan. Un poco más adelante cambio la pantalla del reloj para que me muestre el tiempo total de carrera que llevo por si suena la flauta de una marca personal (normalmente no uso el dato del tiempo hasta el final de la carrera por lo que en el gps pongo otro parámetros más útiles para mi durante la competición). Pero junto cuando pongo el tiempo que llevo hasta ahora me muestra mi actual marca personal (36:13) y aún queda un poquito, por lo que dejo de apretar los dientes y me dedico a cruzar la línea de meta.

         De ésta no me voy contento. Más bien ofuscado porque no le cojo el golpe a los 10 km ya sean con frio, calor, en llano, en noviembre, en mayo.... no hay forma. Quedamos la  distancia en un tiempo final de 37:15, en el puesto 39º de la clasificación general y 11º de mi categoría.

        Esta carrera era objetivo, es decir, que los entrenamientos de las últimas semanas estaban pensados para llegar aquí en el mejor estado posible. Ahora ya no quedan objetivos por entrenar, aunque no dejaré de hacerlo, pero únicamente para mantener un mínimo que me permita participar en las carreras a las que me vaya presentando para divertirme.



           

         
Leer más...

XX Carrera Popular de Jerez de los Caballeros. Dura y exigente.

     Las pretensiones de esta semana estaban, desde hace varias semanas, focalizadas en el 10K de Don Benito del próximo sábado. Pero se presenta un día festivo y una de esas carreras en las que siempre gusta correr a pesar de que te deja los pulmones bien pulidos, que ademas puedes completar pasando el día fuera de casa con la familia. En cuanto vi que la meteorología acompañaba me apunté a la XX Carrera Popular de Jerez de los Caballeros.

      
         De esta forma también nos quitamos un día de entrenamientos de calidad esta semana. Además como la salida era a las 12:00 nos evitábamos madrugar (sobre todo a la familia)  y hacer un viaje con tranquilidad y sin prisas. Una vez en Jerez, por delante 7,5 km a dos vueltas por un recorrido exigente, con un par de subidas de las que no se acaban, sobre todo una de ellas, bajadas a tumba abierta y mucho adoquín que arrastraba a correr por el acerado.

       En la zona de salida mucha animación en la plaza, como siempre en esta carrera, y tanteando ya que había bastantes atletas de los que te ponen en tu sitio. Así, tras las presentaciones y homenajes da comienzo la carrera.

        Los primeros metros son de aglomeración, intentando no tropezar y visualizando que por delante no se vaya mucha gente. Aún así ya veo que hay muchos atletas por delante, fruto del nivel que antes comentaba. Me espero a que llegue la cuesta más larga del recorrido (900 metros hasta llegar al punto más alto), aún en el primer km. Nada más empezar a subir el isquio derecho se empieza a tensar peligrósamente; por suerte pasaríamos la cuesta sin problema y no volvería a quejarse. Ahí ya toparía con los que serían mi "rueda" durante toda la carrera, los atletas del Atletismo Fregenal, los atletas del elixir de la eterna juventud y recientes campeones de España de 10k en veteranos. Hablamos de Carmelo, Pepe Rambla, Jose Manuel García y José Pérez.


        Una vez terminada esa subida llega unos metros de llano para recuperar el aliento y acto seguido una pronunciada bajada que nos enfilará al Parque de Santa Lucía. Al salir del mismo unos metros más de bajada y la segunda de las cuestas, mucho más corta que la primera y que nos lleva a la calle, más o menos llana, que 600 metros mas adelante nos lleva a la meta para terminar la primera de las dos vueltas. Todo este tiempo no he podido más que aguantar el ritmo de los atletas de Fregenal, salvo Carmelo, que pronto se fue hacia adelante. Ningúno es de mi categoría. Encaramos la segunda vuelta con cierta seguridad de, por lo menos, aguantar ahí con ese grupo.  

        Esta segunda parte de la carrera es casi calcada a la primera. Salvo que alcanzamos a un par de corredores que iban más adelantados, de los cuales a uno lo dejamos atrás y el otro se quedo con el grupo. También llegó por detrás muy fuerte mi compañero Victor Sánchez, que poco a poco va recuperando sensaciones en carrera tras su larga lesión. Nos alcanzó a la altura del parque y se pondría al frente del grupo, ya en fila india y separados por varios metros cada uno.

        
       De ahí a larga recta de meta. Me conformo con terminar a la estela de todos estos atletas que me habían servido para no perder el ritmo de carrera. Miro atrás y no hay ningún corredor al acecho. Los atletas que van delante no son de mi categoría, salvo Víctor, ya inalcanzable. Así que sigo con el mismo ritmo hasta que llego al fin a meta con un tiempo oficial de 27:35, consiguiendo mi mejor tiempo aquí, mejorando 30 segundos mi última carrera en Jerez, hace dos años, finalizando en 17ª posición de la clasificación general y 4º de mi categoría. Fue mi compañero Víctor el que me "birló" el podium.

        Estas carreras en las que hay corredores de calidad me gustan porque te dicen la verdad de en qué punto realmente te encuentras. Y viendo lo sucedido hoy me voy conforme con mi rendimiento, habiéndolo dado todo y aguantando el esfuerzo hasta meta.

          
Leer más...

(VIDEO) XX Carrera Popular de Jerez de los Caballeros. Primeros metros






















Leer más...

VI Desafío San Fernando 21K. 3º clasificado, mucho barro y buena carrera

     Llevaba días implorando a la alergia que aguantase unos días más sin azotar para llegar a la prueba de hoy en plenas condiciones. Finalmente respetó y yo se lo he agradecido sacando lo mejor de mí. Hace unos días, viendo el listado de inscritos, apreciaba un alto porcentaje de posibilidades de terminar entre los tres primeros y, desde entonces, tengo "la voz del diablillo rojo" en un oído diciendo que había que luchar por esos puestos y, por otro lado, "la voz del angelito" al otro oído diciéndome que me preocupara de disfrutar corriendo a tope y que el resto ya llegaría. Con ese dilema este domingo al VI Desafío San Fernando, en la Base Menacho de Botoa.

En el último km
       La lluvia del día antes prometía un día aventura extrema por los campos de maniobra militar. Si ya el año pasado había charcos no habiendo llovido en mucho tiempo... ¡cómo no estaría este año! No nos equivocábamos. El circuito estaba para correr con clavos, si no fuera porque había una parte del recorrido que era por el asfalto de la Base. Ha sido un auténtico día de cross, de campo a través, pero de nada menos que de 21 km.

      Con nubes amenazantes, tormenta a lo lejos y algunas gotas de ligera lluvia daba comienzo la carrera. Una primera vuelta de 10,5 km hasta cruzar por la zona de meta y otra segunda, por un recorrido distinto a la primera, nos esperaban por delante. Esa primera vuelta sería compartida con los corredores del cross de 10 km, aunque ya habíamos estudiado en casa y allí sobre el terreno, quién estaba en la media maratón y quien no.

Primeros metros con los del Cross de 10 km
       La salida fue más rápida de lo esperado, a la vez que las piernas lo querían así sin excesivo esfuerzo. Al poco, nada más salir de la Base a los caminos nos topamos con lo que nos esperaba: caminos de fino barro con gran cantidad de agua que hacía efecto ventosa en las zapatillas. Era fácil que al dar una zancada terminaras corriendo descalzo de un pie, y a la vez difícil mantener el equilibrio en algunas zonas. En los primeros compases quiero mantener un ritmo exigente para abrir brecha con los atletas que vinieran detrás y después poder correr más tranquilo en caso de estar en posición podium.

       Mi referencia, Paco, más conocido como Patapalo en el mundillo runner, estaba cerca, sabiendo que él y yo estábamos segundo y tercero de la carrera de media maratón, a pesar de ir entremenzclados con los del cross y los rezagados del duatlón. Primero otro chico que pronto se nos distanció, aunque entraba dentro de las previsiones que ambos hicimos antes de la salida. Así ibamos alternando estas dos posiciones, yo más fácil en las subidas y Paco más rápido cuando el terreno permitía correr.

Paco (Patapalo) y yo, la sombra uno del otro en toda la carrera
      Los primeros 6 o 7 km fueron una auténtica batalla campal de barro. Intentando no pisar donde éste estaba más espeso, saliendo por el lateral del camino buscando un correr más fácil, metiendo la pierna hasta la rodilla en charcos para conseguir adelantar a corredores con ritmo inferior. Pero a pesar de esto no me sentía haciendo un esfuerzo extra, iba bien. Terminada esta zona difícil hay unos kms antes de entrar en la Base que permiten correr más rápido. Estar a la estela de Rafa, que terminaría tercero en el cross de 10km, me decía que íbamos rápido, pero mis sensaciones eran buenas y no entraba en los planes aflojar.

        Entrando en el cuartel para terminar esta primera vuelta voy corriendo codo con codo con Paco, y ya empezamos a hablar de posiciones. Sabemos que el primer atleta está a otro nivel y es inalcanzable. Por detrás Fran Cano era el único que nos podía inquietar, pero quedó rezagado al principio y no parece que pueda alcanzarnos. Sólo la duda de si había un atleta delante nuestra que pudiera estar ocupando el segundo puesto, pero al cruzar por meta paró, por lo que no estaba en nuestra prueba.

Podium de los 21 km

         Comenzando la segunda vuelta, antes de lanzarnos al barro, comentamos que nos pelearíamos deportivamente entre nosotros, pero que habiendo casi garantizado los puestos segundo y tercero del podium, lo que estaba prohibido era "reventar", así que pactamos echarle cabeza. Antes de salir de la Base para volver al barro nos vamos cruzando con los que nos seguían y no vemos a Fran. Esto sería porque tomó un camino equivocado por un error de la organización. Ahora sí que esto es cosa entre nosotros dos.

        En esta segunda mitad del recorrido parece que hay menos barro y nos permite correr rápido. Corriendo Paco y yo, uno al lado del otro, nadie por delante, nadie por detrás, ya habría tiempo más adelante para lanzar ataques o no. Esta "paz interior, finaliza a la altura del km 14, cuando vuelve otra vez el barro, aunque este tramo no es tan largo como el de la primera vuelta, pero sí igual de difícil. Cada uno buscando la mejor zona para dar zancadas, buscando las zonas más firmes, con barro menos profundo.

        Empiezan zonas más técnicas en cuanto al perfil, con subidas y bajadas. A la altura del km 15 parece que a Paco le cuesta seguir el ritmo, aunque no termina de descolgarse, corriendo a unos metros detrás mía. Al terminar me contaría que estuvo a punto de tirar la toalla, pero no fue así, aguantó como pudo para no dejarme ir porque él tenía su estrategia. La mía era esperar al último km para lanzar un ataque si seguíamos juntos, viendo las dificultades por las que estaba él pasando. Hacerlo antes sería un "suicidio" porque aunque iba con garantías de llegar al final fuerte, a estas alturas de carrera ya iba muy justo.
Capa de barro en las piernas al terminar




       A partir del km 18 salimos a una zona más llana y que permitía correr rápido. Ahí Patapalo lleva a cabo su estrategia imprimiendo  un ritmo más fuerte. Intento que no se escape esperando que desistiese pero no era así, y viendo que ese íba a ser el ritmo hasta el final fui consciente de que es más rápido que yo y de que no iba a ser posible perseguirle. Así que, en lugar de intentar recortar los metros que me separaban de él, asumí mi tercera posición e intentaría que no me sacara una distancia grande que no reflejara lo que realmente fue la carrera.

      Y así entramos a la Base para encarar los últimos metros. En bajada, con kms acumulados, acorto la zancada para que mis traicioneros isquios no me la jueguen. Al final Paco no se ha fue del todo y sólo me sacó 24 segundos en meta. Entrada en meta celebrándolo por cómo se desarrolló la carrera.

       El tiempo final fue 1:23:55, con esa tercera posición de la clasificación general, que puedes ver pinchando aquí. Muy contento y satisfecho, ya no por el puesto, sino por la sensación de haber hecho una muy buena carrera con cierta solvencia, con mucha confianza y sin fantasmas de sufrir una pájara. Este era el objetivo a priori en este día, como ya detallaba hace algún que otro día en la previa, en este mismo blog. A seguir entrenando como lo estoy haciendo y sin objetivos firmes a corto plazo.


Leer más...

Este domingo a por los 21 km del Desafío San Fernando

     A última hora, literalmente hablando, faltando minutos para acabar el día extra que dio la organización inscribirse me apunté al VI Desafío San Fernando. Que si sí, que si no, que si estoy muy en forma, que si la alergia... y al final cerré los ojos y tiré adelante sin mirar las consecuencias.

Fotografía de hace dos semanas en Talavera


      Estas consecuencias no pueden ser otras que las que ya sufrí en la edición del año pasado. Una pájara "del 15", muchos km a trote dándole vueltas al coco que desembocaron en tener que parar durante un tiempo. Desde luego no pensé ni leí la crónica del año pasado cuando me volví a tirar al pozo; de estas que aprietas el botón de inscribirse y piensas "ea, ya no hay vuelta atrás". 

       Todo sea dicho, las cosas no se hacen con una pizca de sentido común. El que me dicta que, aún en abril, me encuentro en buen estado de forma y que también me dice que somos pocos, en unos kms a la redonda, que estamos en disposición de "cascarnos" una media maratón con posibilidades de éxito. Otra cosa será la realidad que tenga lugar el domingo, que puede ser totalmente opuesta a este planteamiento, pero a día de hoy tenía una buena oportunidad de sacarme la espinita del año pasado en esta misma carrera.



      El 95% de caminos, probablemente con algo de barro, hace que el objetivo no sea muy definido ni concreto. Me daré por satisfecho si soy capaz de mantener un ritmo competitivo que me permita, al menos, seguir la estela de los atletas que están a un nivel similar al mío y, sobre todo, mantenerlo hasta el final.

      Por ahora estamos entrenando bien y la "bestia alérgica" aún sigue dormida. Confiemos en que el calor de estos últimos días no la despierte, porque de no ser así creo que este domingo vamos a disfrutar lo que no está escrito.
Leer más...

6ª Carrera Popular "Ciudad de Talavera la Real". Abril y seguimos "on fire"

     Pasado ya un tiempo prudente desde la maratón de marzo y llegada la primavera, empieza el tramo final de mi temporada. Es la alergia y los primeros calores los que suelen hacer bajar tremendamente mi rendimiento y, por tanto, donde me marco que la fiesta ha terminado. Afortunamente, las  lluvias frecuentes están retrasando ese momento y me está permitiendo disfrutar de un nivel deportivo bueno a estas alturas de año. Es por eso que hoy iba con muchas ganas de competir a Carrera Popular "Ciudad Talavera la Real".

En pleno esprint en línea de meta

      Muchas carreras en Extremadura este fin de semana y las pocas inscripciones que se registraban incluso hasta el día antes hacían presagiar una carrera relatívamente plácida, aunque aún así la intención era probarse corriendo a tope. Pero el mismo domingo se permitían aún inscripciones y eso hizo que a última hora el nivel de los corredores subiera por momentos y se juntara un grupo de atletas de muy buen rendimiento.

         La mañana estaba incómoda. Un desapacible viento frío hacía que quedarse en tirantas de la camiseta de competición supusiera un esfuerzo. Ese factor era el que iba a marcar la carrera, ya que parecía que la lluvia no tenía intención de aparecer por el momento. Sólo una cosa me inquietaba: que la alergia eligiera el día de hoy para aparecer, no habiéndolo hecho hasta entonces. 

La mayoría del club elegimos esta carrera por cercanía a Badajoz

        La salida es un poco más lenta de lo que pensaba, pues Genaro y Grillo, que eran los atletas más rápidos tienen la experiencia suficiente como para no salir a lo loco. El primer km lo hago detrás de ellos, junto con Juanjo y algunas atletas más detrás pero sin saber quienes eran. Pasando el primer km en 3:33 me doy cuenta que ese no es mi ritmo y decido no seguir su estela para no "petar" antes de tiempo.

      Al paso del segundo km Genaro y Grillo ya se habían ido, Jose Manuel y Carmelo, del Atletismo Fregenal me habían adelantado aunque les seguía la estela y mi amigo Fran corría a mis espaldas. Así hicimos los 2,5 km siguientes por caminos, al salir de ahí todo hasta el final sería asfalto. Parecía que ibamos a ir más rápidos pero nos topamos con el viento de cara. Por delante Carmelo se queda sólo y nos vamos acercando al que hasta entonces era su "pareja de baile".

Empezando el tramo de la avda principal, donde más daba el aire de cara

      En el km 6 ya corremos un grupo de  tres: Fran, José Manuel y yo. Así sería hasta los últimos metros de carrera. Echando un sondeo de posiciones, los tres que van delante son de otra categoría distinta a la mía, y de los que corren conmigo Fran también de otra categoría y tenía dudas de Jose Manuel. Por detrás no se veía a ningún perseguidor. El podium estaba asegurado, solo quedaba por garantizar el primer puesto o el segundo.

      El paso por la avenida principal de Talavera fue un verdadero suplicio. Alrededor de 2,5 kms con viento de cara. Parece que los tres que vamos juntos estamos con el mismo nivel de reserva de fuerzas, es decir, escaso, y no hay intención de apretar por el momento. Las fuerzas están justas pero me mentalizo de que quedan menos de 10 minutos de esfuerzo para llegar a meta sin desfallecer.


      Cuando por fin salimos de la avenida y empezamos encarar el último km y medio quiero decirle a Fran que si tiene fuerzas se largue y no me espere, pero no me da el oxígeno para hablar. Un poco más adelante sería él el que sí me lo diría pero no estaba yo para cambios de ritmos. Y así hacemos un giro a la izquierda en el que ya se puede ver a lo lejos el arco de meta.

        
     Tras esa curva una calle en subida en la que me arriesgo a subir el ritmo, sin tener fuerza para ello, a ver por donde sale el Sol. No consigo quedarme sólo y, por el contrario, lo que consigo es que Jose Manuel se anime a lanzar un ataque. Parece que se me va a marchar pero aprieto lo dientes para llegar lo más cerca de él posible a la última curva a la derecha, donde empezaría la recta de meta. 

        La misma historia, sin saber de dónde, empiezo a esprintar, adelantando a José Manuel y sacándole algo de distancia para entrar finalmente en meta en 4ª posición de la clasificación general y 1º de mi categoría, con un tiempo final oficial de 36:59 en los 10,1 kms.

        Muy satisfecho por haber sabido leer la carrera y, sobre todo, por ser abril y aún poder correr a un nivel aceptable. Ahora a esperar y desear que la bestia primaveral no despierte y, si lo hace, que sea lo más benevolente posible.

Leer más...

GP Comendador Rui Nabeiro (crónica) 36:35. Exigiendo, 6 días después de la maratón.

     El pasado domingo terminé la maratón bastante entero. Muy cansado, lógicamente, pero el lunes ya pude hacer bien una hora de trote para descargar, repitiendo entrenamiento el miércoles. Así que el sábado siguiente aparentemente las piernas ya estaban como si nada hubiera pasado una semana antes, dispuestas a darlo todo en los 10 km de la carrera portuguesa GP Comendador Rui Nabeiro.


       Históricamente esta carrera, siempre con menos de una semana de recuperación de la maratón, se me ha dado muy bien. Se trata de un circuito urbano de 10 km bien medido, con algunas calles empinadas y bajadas en donde te puedes tirar a correr rápido. Dos vueltas de unos cuatro km y los últimos dos kms dirección a la meta en el estadio. Aquí ya hice dos marca personales otros años, la última (36:25) ha durado hasta la San Silvestre del 31 de diciembre de 2017.

        Después de toda la mañana trabajando suelto a las 15:00. Lo que tardo en llegar a casa y cambiarme de ropa y salir hacia Elvas con Ricci, llegando con más de una hora de adelante. La comida la hice en el trabajo para poder hacer la digestión con tiempo. Tras retirar el dorsal nos quedamos un rato sentados dentro del coche; fuera hace un viento frío insoportable que invita a que se quede mal cuerpo para después competir.


        Tres cuartos de hora antes salimos del estadio al trote hacia la salida. Nos vamos con Raquel Gómez, Mamen Ledesma y Juampa, que compiten aquí por primera vez y no conocen el recorrido, y mientras le  vamos indicando cómo es el mismo y cuales son las dificultades. El viento es infumable (en ese momento nos encontrábamos en alerta amarilla por este motivo) y amenaza con endurecer la carrera a base de bien.

         Tras algunos minutos de retraso por fín se lanza la carrera. La salida consta de unos 800 metros de bajada, así que todo el mundo sale a full. No me obsesiono con los puestos pues pienso que aquí no tengo nada que hacer ni por categorías, así que dejo que la gente corra y yo me dedico a mis salidas lentas por costumbre.


        En los primeros momentos me encuentro bien, las piernas tienen ritmo y quieren correr, sin notar consecuencias de la maratón. Como de costumbre, adelanto a bastantes atletas hasta que encuentro mi sitio en carrera. En este punto coincido corriendo precisamente con Raquel, lo que me hace pensar, por el nivel que tiene esta atleta, que mi carrera está siendo buena. Los últimos metros de la primera vuelta y el primer tramo de la segunda vamos adelantandonos mutuamente según tocara subida o bajada. 

       Tras pasar por la salida y comenzar la segunda vuelta, al terminar la larga bajada toca un tramo de subida. En ese momento empiezo a notar secuelas de la maratón y no porque me desinflara o me notase cansado. Sino que, en estas calles de subida, los gemenos empiezan a tensarse y temo que en algún momento aparezca la "pelota" en uno de ellos que me haga decir adios. Pero finalmente pude superar ese tramo crítico.


     Al llegar otra vez a la Iglesia que está en el Parque da Piedade (de donde sale la Media Elvas-Badajoz) y rodearla, comienza el tramo final de la carrera. Faltan 3 kms a meta y, aunque todavía queda alguna calle con pendiente desfavorable, el viento sopla casi siempre a favor. Raquel se me ha ido por delante y no he podido seguirla. A estas alturás ya sé que no voy a hacer marca personal en 10 mil metros, algo que creía lo tenía muy posible. Aún así mi carrera está siendo bueno, así que hay que aguantar la intensidad hasta meta.

    Tras salir a la avenida del Acueducto nos dirigimos a la zona amurallada, la parte más alta de la carrera y, desde ahí, practicamente bajada hasta meta. Toca echar todo lo que queda en la recamara e intentar aprovechar la pendiente favorable y el viento para ganar segundos finales. En cuanto a batallas personales poca historia, pues aunque tenía la estela de algún atleta, corría sólo y no confío en conseguir podium.


      Y por fín entramos en la pista de atletismo, en donde el viento sigue tocando las narices hasta el último momento. Aquí me adelanta un atleta pero no me esfuerzo en defender la posición pues estimo que mucha gente entró delante mía y no me estoy jugando ningún premio.

      Finalmente tiempo final de 36:35, que dadas las circunstancias de cercanía de maratón y viento es para darme totalmente por satisfecho. Supone haber corrido los 10 km en 3:39 y la sorpresa final llegó en forma de podium, con un tercer puesto de mi categoría.


       Ahora queda buscar alguna carrera de referencia, descartada Don Benito, aunque estoy inscrito, por no estar de acuerdo en cómo tendrán lugar las carreras de los populares. En estos momentos estoy a expensas de saber cómo me afectará la alergia primaveral para correr. Estoy determinará descanso o seguir compitiendo a tope. 

       Os dejo los datos de la carrera

Leer más...