Misma semana, distintos entrenos, en 2016 y 2017. ¿Cuál crees que es más efectiva?

Esta mañana al echar un vistazo a las redes sociales, Facebook me recordaba publicaciones de años anteriores. Una en concreto me llamaba la atención, justo de hace un año, y es la siguiente fotografía:




Una muy buena semana de carga kilometrica aquella de 2016 pensando en las medias maratones que se acercaban. La media de los 106 km fue de 4:37 minutos el km, que está muy bien. Pero si miro la misma semana de este año, o sea, la que terminó ayer resulta lo siguiente:


Son justamente 50 km menos que hace un año. En total 56 km con una media de 3:52. Cuando los objetivos a estas alturas son los mismos ahora que hace un año, que no es otro que coger una buena forma para competir en las carreras más próximas.



Los resultados inmediatos están siendo mejores ahora que hace un año. La duda está en cuando se presenten las largas distancias. Y yo guardándome mi opinión, me gustaría saber la vuestra. ¿Te gusta esta estrategia de menos kms a más intensidad? Me gustaría saber qué opinas

Aquí puedes ver mis entrenamientos en Strava

 
Leer más...

II Carrera Noctura "Ruta 091". Aguantando los ritmos altos hasta el final

Una semana más tarde de disputar la Media Maratón de Valdigüelo se presentaba en Badajoz la II Carrera Noctura "Ruta 091". Prueba organizada por el Ayuntamiento y la Policía Nacional, con motivo de la celebración por parte de ésta de su festividad por los Santos Arcángeles. El año pasado se celebró en Valladolid y este año lo hizo en la capital pacense.

Por mi parte traía el listón alto después de la buena carrera que me salió el domingo, pero realmente fui más tranquilo aquel día de lo que estaba este sábado. Me inquietaba enfrentarme a una carreras corta y rápida, que exigen explosividad durante el 100% del recorrido. ¿Aguantaría el ritmo alto hasta el final? ¿Reventaré a mitad de carrera?


La carrera tenía salida y llegada en el Parque de la margen derecha del Guadiana, lugar donde suele entrenar a diario. Llegué allí una hora antes después de estar prácticamente todo el día fuera de casa, después de toda la mañana trabajando y por la tarde estar compartiendo con los amigos en la fiesta de la Almossassa. Una vuelta al parque para calentar, unos ejercicios de técnica de carrera y a la salida, con el desconocimiento por parte de casi todos de por dónde pasaba realmente el circuito.

En la salida se complieron las peores de mis espectativas: salida rapidísima en la que no quería perder el contacto con la parte delantera para que luego no fuese imposible llegar a ellos. En los primeros metros algunos giros por el parque hasta, dentro del mismo parque, dirigirnos hacia el puente real. Al menos no se me ha ido nadie, salvo Caldera y Chamizo, que estaban en otra carrera.

El primer km lo hago en 3:20. Voy corriendo con dos ASFAS y otro chico de Entrena y Mejora. Vamos muy rápido pero tengo la sensación de que podré aguantar bien a esa intensidad, que no a ese ritmo, aunque realmente no miré el reloj en ningun momento de la carrera para no obsesionarme con los ritmos.
Falló por parte de la organización repartir gente por el parque para avisar a los paseantes que por alli se disputaba una carrera. Así a la vez que corríamos íbamos dando gritos a la gente para que se apartara, pues suponía un peligro importante de choque.

Al llegar al Puente Real se cumple la peor de las espectativas. Hay que subir al mismo a través de la escalera. Ruptura de ritmo total, cuando íbamos a 3:35, para subir 20 o 30 escalores. Lo hago como bien puedo y ahí se rompe el grupo de cuatro que íbamos. Desde ese punto (km2) hasta el final corriendo sólo. Los Asfas se han quedado atrás y el atleta se me escapa un poco por delante, aunque consigo seguir su estela.

En ese momento me rebasa otra atleta y es cuando me descuelgo totalmente del atleta que va delante, pues forman los dos un grupo y se escapan. Así que corro sólo por el Puente Real y posteriormente por Paseo Fluvial. Este último tramo se hace largo pues no puedo perder ni una décima mirando hacia atrás. La media de ritmo en ese tramo es 3:35. Creo que por detrás, si no reviento no me van a alcanzar por no se escucha cerca a nadie.

La dichosa calle parece que no termina nunca y llegamos al cruce del Puente de la Universidad. Cuando encaro la zona de entrepuentes que lleva al Puente de Palmas veo que se ha parado uno de los dos atletas que iban delante mía, llevándose la mano al gemelo. En ese momento paso a ser cuarto clasificado. Voy muy justo de fuerzas, aunque creo que aguantaré hasta el final, pero voy en "modo agonía".

Cuando pasamos por delante del Puente de Palmas no lo tomamos, si no que seguimos recto hacia la rotonda de los Poetas. Hasta aquí habíamos corrido por la acera. Sin bien teníamos un carril de la calzada para la carrera los de delante estábamos corriendo por la acera todo el tiempo. Pero pasando por delante de Puerta Palmas si nos obligan a salirnos al asfalto, pues al llegar a la rotonda hay un giro de 180 grados en donde se vuelve por la acera hasta el Puente de Palmas, para ahí si tomarlo para dirigirnos a la meta.

En ese giro me da para echar una visual de cómo va la carrera. Caldera y Chamizo prácticamente juntos, el atleta que va tercero no me lleva mucho pero a esos ritmos es inalcazable y por detrás tengo una distancia casi que me asegura la cuarta posición. El puente se me hace infinito. La primera parte hace un poco de pendiente y parece que estoy subiendo el mortirolo. Además teníamos que sortear a la gente paseando, que de ningún otro modo se percataba que por allí pasaba una carrera.

Al salir por fin del puente giro a la derecha y tras unos 100 metros otro giro a la derecha para afrontar recta de meta en bajada. Aprovecho esas curvas para mirar la distancia que llevo por detrás y no hay peligro de que me alcancen, así que a la multitud que se agolpa en meta le hago un gesto para que salga Sergio a acompañarme a entrar en meta. Supongo que interpretarán mi gesto aunque de noche, de lejos y entre tanta gente no sé donde están. Efectivamente aparece Sergio y con él de la mano consigo entrar en meta, no sin antes estar a punto los dos de irnos al suelo.

Lógicamente contento con el 4º puesto de la clasificación general, que a su vez es 1º de mi categoría. Competitivamente la carrera ha salido bien, a pesar de la salida rápida conseguí aguantar ritmo alto y que no me alcanzara nadie durante la carrera, salvo aquel chico en la primera parte de la carrera. Analizando los ritmos no estoy tan contento, porque creo que podía haber hecho esta carrera a 3:30 de media o por debajo si no hubiese salido tan rápido. No me gusta hacer las carreras de más o menos.



Leer más...

Crónica de un tercer puesto en la VII Media Maratón Valdigüelo

     Hay días en los que te presentas a una competición con un mar de dudas sobre la carrera que te va a salir. Hoy era mi caso en la VII Media Maratón de Valdigüelo, en Santa Marta, en donde me presentaba con las piernas muy rápidas en los últimos días pero muy escaso de entrenamientos largos y nulo de ensayo de cuestas. A la vista de las dos últimas semanas podían pasar dos cosas: Sucumbir en los últimos kms por falta de fondo o salir una carrera de las que se quedan en mi memoria. Y por fortuna se dió el segundo caso.

Podium general masculina

     Saliendo de casa temprano, aún de noche, quedan 45 minutos de camino hasta Santa Marta. Voy bien de tiempo, he desayunado tranquilo y en la calle la temperatura es fresquita y sin viento. Las primeras pinceladas de día se presentan de cara. Llego a la finca en donde es la salida una hora antes y me acerco al kiosko a tomar un café con tranquilidad. Allí aparece Fran con todos los dorsales del club ya recogidos y sus respectivos chips para las zapas. Poco por lo que preocuparse.

     Unos 25 minutos antes de la salida hacemos un par de kms de calentamiento y sin más nos plantamos en la línea de salida para que los jueces de la Federación Extremeña den la salida. Tengo intención de dar todo lo que tengo pero no voy a volverme loco desde el principio, un poco con la incógnita de como es el nuevo recorrido que ya se hizo el año pasado pero yo no participé.


        Tomo la salida y tengo mucha gente alrededor, pero no me agobio. Esto es muy largo y el perfil se complica lo suficiente como para que cada uno vaya a su sitio de forma natural. Al salir al camino más ancho me situo en la parte más a la izquierda y voy ganando posiciones. Adelante del todo se ve a Juan Domingo a lo suyo, escapando en solitario, y por detras una serie de atletas. Habia que considerar entonces que corríamos juntos los del cross y los de la media maratón y que al llegar a la separación de ambas pruebas veríamos cómo quedarían las posiciones.

       Al empezar la primera subida, poco más de un km después de la salida, ya he llegado a la parte delantera de la carrera. Ahora a resolver la incógnita de cómo se me dará la subida. Las primeras sensaciones no son buenas aunque voy aguantando, pero va pareciendo que no dentro de mucho tocará caminar. Pero poco a poco voy cogiendo un paso corto y decidido que me hace optimizar el esfuerzo, como cuando un ciclista consigue sentirse cómodo encima de la bicicleta. Eso me pasó en esta subida, porque sin dejar de subir me fui encontrando mejor, alcancé a los primeros atletas del cross y fue el primer año que llegué arriba sin tener que parar a caminar.

      En esa cima comienza la zona desconocida y coincide la bifurcación de los atletas del cross y de la media, comenzando la bajada. Antes de que empiece a hacer cábalas sobre mi posición actual me alcanza Victor Parra, del Atletismo Santa Marta y me comenta que corramos juntos mientras podamos. Echando cuentas deducimos que delante sólo hay dos atletas, Juan Domingo y el incombustible José Pérez del Fregenal. Esos kms junto a Victor se hacen amenos pues vamos charlando de aspectos de la carrera y sobre cómo debemos enfocarla para llegar "vivos" a meta.

Bolsa del corredor + premio por podium

      En esa primera bajada nos alcanza y nos sobrepasa Raul Guerra, del Alburquerque. Poco a poco y entre comentarios y charla sobre geles deportivos nos vamos presentado en las proximidades de la segunda dura subida. Víctor me explica cómo es el nuevo recorrido y me cuenta que la próxima subida es una de las largas bajadas de anteriores ediciones. Me gusta, porque es un subida larga pero en donde se puede correr. Si me adapto como lo hice en la primera todo irá bien.

        Al llegar me cojo mi paso e inclinación idóneo para la subida, como si en bicicleta metiera el plato chico. Víctor se queda algo rezagado, pero sé que en la bajada me va a alcanzar. Me voy sintiendo genial y me motiva que tengo a Raúl cada vez más cerca hasta que lo alcanzo y llegamos juntos arriba. Volvemos a pasar por parte del recorrido que hicimos antes, el de la bifurcación pero esta vez tomamos el camino que antes tomaron los del cross. Psicológico es que esto significa que nos encaminamos a la zona de meta, aunque aún quedan casi 7 km. Los kms se me están pasando muy rápidos, y esto es buen síntoma.

       Cuando parece que he cambiado de compañero de viaje nos alcanza Víctor Parra en la bajada. Un grupo de tres optando al tercer puesto de la clasificación general, esto pinta entretenido. Lejos de cambios de ritmos y vigilarnos seguimos haciendo comentarios sobre nuestro estado y sobre la carrera. No quiero decir que fuéramos de rositas pero por detrás no se intuía a nadie y los tres íbamos muy iguales de ritmo y fuerza, por eso íbamos de cara y nos permitíamos esta distracción. Mis piernas notan algo de cansancio pero siguen desenvolviéndose bien.

Los tres primeros nada más cruzar la meta
       Saliendo al camino que conduce a meta seguimos los tres juntos, pero justo cuando se desvía a la izquierda para afrontar los últimos toboganes Víctor se descuelga y me quedo sólo con Raúl. Tengo la sensación de que en algún momento se va a ir hacia adelante pues me parece que va más entero. Aún así vamos corriendo juntos, aunque más tiempo tomando yo la iniciativa que él.

      Llegados al último avituallamiento ahora sí afrontamos el último tramo hacia meta. Un tramo que es favorable y ya sin dificultad en el perfil. Sigo tomando la delantera pero aumenta la sensación de que en algún momento Raúl me va a hacer un cambio de ritmo, pero sus cartas no son las que yo pensaba y nos acercamos al último tramo, el de entrada a la finca. Cuanto más tiempo nos acerquemos juntos a meta más confianza tendré en mí, pues sé que mi sprint es bueno aunque esté escaso de fuerzas. 

       En ese momento de visualizar la meta vamos corriendo a la par y doy aviso de que voy a disputar esa tercera posición. Al principio Raul acepta el reto y aguanta a mi lado pero pocos metros después me dice que no está para forzar más y que tire adelante. Dicho y hecho, aprieto el ritmo todo lo que puedo, pasando la última curva ya en recta de meta y mirando el retrovisor por si acaso.

       Fin de carrera con brazos en alto. Para algunos un tercer puesto no significará mucho porque tengan mucha calidad como para optar a más, pero para mí, y supongo que para la gran mayoría, terminar tercer clasificado en una media maratón como ésta, con más de doscientos competidores, supone un importante logro que hay que saber apreciar y, por qué no, celebrar.

        Tercero de la clasificación general, con un tiempo de 1:26:20, a una media de 4:11, pero sobre todo con sensacion de estar fuerte físicamente. Las dudas sobre mi nueva forma de entrenar se van despejando poco a poco y me hacen ver que no estoy equivocado. Pinchando aquí puedes ver los datos de mi carrera volcados a Strava.

         Al terminar nos quedamos a disfrutar de la buena organización, con su comida y su bebida y una bolsa de corredor infinita y unos premios de carrera generosos. Dar la enhorabuena a la organización porque año a año se supera, y a mejorado al que, a mi entender, era un punto flojo: el de las duchas, que nunca atinaba a llegar y que estuvieran abiertas. En esta ocasión el autobus te recogía en meta y te dejaba en el pabellón y al salir de la ducha el mismo autobús te llevaba a la fiesta del atletismo que tuvo lugar en Santa Marta.

    
Leer más...

Tenemos VII Media Maratón de Valdigüelo para este fin de semana

Intentando volver a la senda de la competición tras participar hace dos semanas en los 10 km de Valdebotoa, se presenta este domingo la VII Media Maratón de Valdigüelo, en Santa Marta, carrera por caminos de perfil escarpado sin llegar a ser de montaña.

Entrando en meta en la 3ª edición

Leer más...

Cronica de la XII Carrera de Valdebotoa. Sirvió para ver dónde estamos.

     En las últimas semanas he tenido buenos entrenos, pero a la vez han salido otros no tan buenos, con sensación de cansancio y pesadez en las piernas, sumado a que hasta no hace mucho no he podido entrenar "pisando a fondo". Esto ha hecho que surjan dudas de cómo me encontraba deportivamente y a qué nivel podía competir. Para acabar con estas dudas se presentaba la Carrera Popular de Valdebotoa, con sus 10 km, para decírme en qué punto estoy.


     Tocaba poner fin a la falta de competición después de dos meses. Las carreras son el entrenamiento que definitivamente nos da la chispa para poder ser competitivos y por eso entiendo que, siempre que no se haga en exceso, es necesario competir con cierta frecuencia para no perder ese punto de velocidad. 

      No había un gran ambiente de competición en Valdebotoa, pero sirvió para poder saludar a mucha gente que hacía tiempo que no veía. En el calentamiento hubo que "apretarse" un poquito para romper a sudar y tener la sensación de estar preparado para la batalla. Un vez parado en la salida, en los momentos previos, el Sol empezó a decir "aquí estoy" y a avisar que no lo iba a poner fácil. Por suerte no había viento, que para este circuito yo creo que es más difícil de torear que el calor.


      Recién tomada la salida me apresuro a ponerme delante y no tener obstáculos que después me hagan aplicar más esfuerzo de la cuenta para remontar. Juan Domingo le sobraron 50 metros para marcharse en solitario y preparar su victoria final. Con la inercia de esos primeros metros me veo abriendo el grupo de va detrás de él a sabiendas de que no era mi sitio, pero yo iba a marcar el ritmo de mi carrera sin fijarme en nadie y no me preocuparía de la posición hasta los últimos dos kilómetros. Si echaba energías aquí lo pagaría después como ya pasó en otros años.

      El primer km de callejeo por el pueblo en 3:34 y al terminar el segundo km (3:39) ya habíamos salido del mismo y estábamos corriendo por la carretera trasera. En ese momento ya estaba en mi sitio natural en carrera, en 6ª posición. Por delante a Juan Domingo ya no se le ve, detrás José Manuel Cabrera y Mendo, un poco más rezagados y ya en fila, aunque a unos metros unos de otros, un chico de Alburquerque, Serrano, de Montijo, y yo. Por detrás no sé lo que viene, pues iba tan concentrado en mis sensaciones que no quería agobiarme con que me alcancen o no.

      El 80% de la carrera transcurre en esta carretera, primero en un sentido y después, de vuelta a Valdebotoa, en otro. En la ida, hasta el giro de 180º que está en el km 5,5, las posiciones por delante son invariables, si bien los atletas que están delante por momentos se alejan un poco más. Aún así soy capaz de aprovechar su estela para que me marquen el ritmo. Ritmo que bajaría hasta ir picando km entre 3:42 y 3:46. Por detrás he dejado de escuchar a gente, por lo que estoy abriendo hueco con los que me preceden.


     Al hacer el giro toca retornar a Valdebotoa y ya hemos pasado el ecuador de la carrera. Aprovecho, ahora sí, para ver quien viene detrás. Es un grupo del que van tirando mis compañeros Fran y Ricci. Como los conozco sé que no se están guardando nada, por lo que es difícil que den un acelerón. Así que, como me veo bien para seguir manteniendo el ritmo que llevo hasta el final, confío en mantener esa 6ª posición.

     Según van pasando los metros y el pueblo está más cerca noto que la distancia con Serrano, que es quien va delante mía, es cada vez menor. Sin hacer por alcanzarle sigo haciendo mi carrera, distrayéndome en mis adentros de los minutos que debo soportar el nivel de esfuerzo que voy haciendo. Sí, es algo raro, pero se me hace más cuesta arriba pensar que me quedan 3 km a un nivel de esfuerzo alto que pensar que son poco más de 11 minutos (esos 3 km) y ya estaré en meta.

       En el km 8 llego hasta Serrano y lo paso tan lentamente como llegué hasta él. Me avisa que tire para adelante pues no tiene previsto incrementar el ritmo y poco a poco voy abriendo algo de distancia. 


       El último km empieza a la misma vez que salimos de la carretera y tomamos el camino que nos lleva otra vez a Valdebotoa. El comienzo de este desvío es una pequeña cuesta abajo que sirve de lanzadera para empezar a echar el resto. Controlando la retaguardia para guardar la distancia ganada y evitar sorpresas de última hora empiezo a vaciar las reservas de energía hasta llegar a meta.

         Recta de meta, pasando por "mi casa" de Valdebotoa en donde espera la familia para dar los últimos gritos de ánimo. Al final cruzamos la meta con un tiempo de 37:04, con un ritmo promedio de 3:42. Conservo finalmente la 5ª posición en la clasificación general y consigo el 3º de mi categoría. Reseñable que entre los 5 primeros hay dos veteranos A y tres veteranos B.

         En conclusión, estamos en un buen punto de partida para iniciar la temporada, mejor incluso del que yo pensaba. A pesar del gran esfuerzo, he sido capaz de mantener sin agobios un ritmo alto de forma constante durante 10 km. Saldo favorable en el regreso a la competición. 

Pinchando aquí puedes ver los datos recogidos por el GPS volvados a Strava.



Leer más...

Regreso a la competición en Valdebotoa, dos meses después

Cuando este domingo tome la salida en la Carrera Popular de Valdebotoa, faltarán cuatro días desde la última vez que me puse un dorsal y pude disfrutar las sensaciones que solo te proporciona competir. Un ansiado regreso a la competición que será el comienzo real de esta temporada que para mí empieza.

Leer más...

A recuperar el tiempo perdido



Ha algunos días estaba escribiendo en este blog sobre mi lesión y cómo lo estaba sobrellevando. Hoy, tras una semana completa de entrenamiento, os cuento que estoy totalmente recuperado y que mi pensamiento sólo se enfoca en entrenar duro y recuperar el tiempo perdido.
Este domingo entrenando las cuestas

Leer más...

Faceboook me recuerda que un día como hoy.... tengo "mono" de competición

Tengo por costumbre echar un vistazo en Facebook a las publicaciones que yo mismo hice tal día como hoy pero años atrás. Me refresca buenos recuerdos y, en ocasiones, cómo han cambiado mis costumbres o mi forma de hacer las cosas. 

Hoy, 7 de Agosto, miro y me trae dos recuerdos deportivos; uno del año pasado y otro de 2015. Los dos me recuerdan grandes carreras que me salieron y que además se vieron reflejadas con premios. Si ya estaba con unas ganas tremendas de volver a competir, esto no hace más que echar leña al fuego.

El año pasado, tal día como hoy participé por primera vez en el Fondo Popular de Orellana. Un día en el que a la hora de la salida hacía un calor horrible y las espectativas eran pobres, pero un vez en carrera las piernas quisieron correr y logré una buena posición y podium en una competición con rivales de gran nivel. Si queréis, aquí podéis leer la crónica de aquel día. 


Pero siguiendo con los recuerdos en las publicaciones de Facebook, un año antes, en 2015, me encuentro otra carrera para el recuerdo. Fue en Tejeda de Tietar y estuve abriendo la carrera durante más de tres cuartas partes de la misma. Para alguien que no está acostumbrado a comandar una carrera éste es un recuerdo imborrable. Al final no pudo ser por poco, pero terminé 4º de la general y 2º de mi categoría. Aquí puedes leer la crónica de aquel día. 

Y mientras me sigo torturando con buenos recuerdos deportivos sigo teniéndolo claro. La recuperación con paso firme y no voy a volver a competir hasta que no esté al nivel adecuado. A estas alturas no quiero arrastrarme por el asfalto de cualquier forma.

El año que viene el recuerdo tambien será bueno, ya que hoy he vuelvo a trotar 3 km después de casi tres semanas en el dique seco

Leer más...

Tramo final de la recuperación. Con ganas inmensas de calzarme las zapatillas.

Han pasado exactamente 15 días desde que me encuentro en el dique seco y seguimos sumando. Al principio todo era paciencia y resignación pero, a medida que he ido mejorando y pasando el tiempo, las ganas de sentirme capaz de hacer cosas y de ser útil hacen que empiece a "subirme por las paredes".


La semana pasada ya os comentaba en el post Convirtiendo una lesión en algo positivo la lesión que tuve y la infección posterior. Pues los antibióticos y antiinflamatorios han hecho su trabajo, acompañado de reposo, y la inflamación ha desaparecido en su totalidad y la herida está respondiendo bien a los cuidados cicatrizano de forma correcta.Todo parece indicar que tener el alta médica es cuestión de días y que estamos en una cuenta atrás. 

Ahora faltará ver cuando me dan permiso para poder correr y, lo más importante, una vez iniciemos la actividad física comprobar que el tendón no se encuentre afectado, aunque a juzgar por molestias y sensaciones no creo que haya problemas en este sentido.

¿Se convirtió realmente en algo positivo la lesión? Una lesión nunca es positiva, pero nosotros tenemos que buscarle ese lado para tener ánimos y motivación para recuperarnos más rápidamente. Sí es verdad que ha dado tiempo ha pensar y plantear, y sobre todo, trazar el camino a seguir en los entrenamientos de esta temporada.


Viendo que esto tienes sus días contados me vuelvo a poner el "traje" de atleta e intentamos mitigar las ganas de correr fortaleciendo un poco las piernas con la goma elástica, realizando ejercicios que no hagan trabajar tobillo ni tendón de aquiles. Aunque no creo que haya perdido mucha forma física, prefiero por ahora no pensar en próximas competiciones hasta que no me vea plenamente recuperado. 

Y mientras tanto sigo en ese punto en que veo a alguien entrenando o corriendo y me entran ganas de ponerme las zapatillas y salir corriendo. Lo mejor de todo es que voy a volver con mucha motivación y muchas ganas, porque ya se sabe que si no existe motivación es difícil justificar el sacrificio,... y sin sacrificio no hay éxito.
Leer más...

Convirtiendo una lesión en algo positivo

Lo normal es que cuando escribo en este blog sea sobre algo positivo. Una crónica de una carrera siempre es positivo, porque aunque salga mal la competición, estoy materializando los entrenamientos diarios. Un artículo sobre buenas costumbres o recomendaciones también es algo que da gusto escribir siempre que se escriba con criterio y no exponiendo conocimientos de algo cuando no se tienen.

Leer más...