27º Maratón de Badajoz. Suspendiendo el examen sabiéndo la lección.

      Cuando me imaginaba escribiendo la crónica de esta carrera no contemplada de ninguna de las maneras el escenario con el que me he encontrado hoy. En la baraja de las opciones estaban hacer mi objetivo (2:46), bajar mi marca por segundos o no hacer mi marca por pocos segundos. Pero no hubiera imaginado tantos minutos de más ni quedarme tan pronto sin fuerzas.



         ¿Razones? Cualquier que diga no justifica tanta diferencia entre mi tiempo final y la previsión. El viento, la alergia o una semana de mucho trabajo físico en lo laboral pueden suponer como mucho dos minutos de más, no los 7 minutos que han caído. Simplemente hoy no ha habido piernas, no ha querido salir, aunque mi pensamiento real, ahora mismo, es que no valgo un 2:46. Pensamiento seguramente equivocado, pero hoy,  con la decepción tan reciente, necesito "lamerme las heridas".

         El inicio de carrera fue perfecto, cogiendo desde el primer km la velocidad de crucero. El viento daba favorable cuando corríamos hacia Portugal, por lo que no me preocupaba que fuésemos un par de segundos más rápidos por km. en ese momento. Corro con Antonio Dávila, aunque el lleva la iniciativa y yo sigo su estela. Como está más fuerte el tiende a ir más rápido pero yo decido seguir mi ritmo, que se ha mantenido en 3:53, lo que provoca que el corra un par de metros por delante. Antonio me espera y dice que se va a mantener conmigo pero yo le animo a que haga su carrera, que le veo bien.  



        Pasamos el km 10 en 38 minutos largos. Hemos arañado 10 segundos que vendrán bien cuando llevemos cansancio de kms. Por Circunvalación y Ronda Norte ataca el viento de cara pero no me siento afectado y lo salvo sin aparente esfuerzo extra. Los kms siguen cayendo calcados, una media de 3:53 de ritmo y Antonio marcando el ritmo, y así nos acercamos a terminar la primer vuelta.

        Paso la media maratón en 1:22:03. Dentro del ritmo previsto. Echando cuentas, otra media maratón serían otros 1:22 más los dos minutos que se suelen perder en los segundos 21 km serían 2:46. ¡Lo estoy clavando! Aunque para ser sinceros no iba corriendo "fluido". No iba mal pero las sensaciones deberían ser mejores a estas alturas. Además me he quedado sólo, voy a tener que hacer 21 kms en solitario.

         Justo en ese punto Antonio ha decidido irse hacia adelante (conseguiría una inesperada marca personal 2:43) y adelanto a la primera mujer. La misma chica que el año pasado hizo 2:47. Aunque no voy muy suelto confio en tirar de resistencia y fondo y que las sensaciones se revirtieran con los kms. Pienso en los entrenos matadores cumplidos a rajatablas y sin sucumbir en ninguno y estoy seguro que podré correr con cansancio.



    Nada más lejos de la realidad. Otra vez en la Avda. de Elvas, dirección a Portugal, con el aire de nuevo a favor voy manteniento los ritmos con mucha dificultad. Voy gastando muchas energías en un sector favorable que tendría que servir para recuperarme. Así, cuando hago el giro de 180º en la aduana, me encuentro con un fuerte viento de cara. Como en los últimos días, la velocidad del viento ha ido aumentando con el paso de las horas, así que el de ahora nada tiene que ver con la primera vuelta.

       Empiezo a correr por encima de ritmo de 4:00 y sufriendo una barbaridad. Por el km 29 ya sé que no voy a recuperar sensaciones. Demasiado pronto. No he aguantado ni siquiera al km 30. Ya aquí sé que el objetivo está tirado. Borramos pensamiento y replanteamos objetivo: cuando terminemos esta avenida dejaremos el aire de cara, si mantengo un ritmo aceptable, con el margen ganado en la primera parte de la carrera, aún puedo batir mi marca personal.

      Pero los siguiente km caen a ritmo de 4:25 o 4:30. Ya sé que tampoco voy a mejorar mi marca. Voy sufriendo tanto y siento las piernas tan pesadas que veo peligrar llegar a meta, tengo unas ganas tremendas de ponerme a caminar. Es el pez que se muerde la cola: las piernas están cargadas y además, psicológicamente, la cabeza les envía mensajes de cansancio extra. Pero la retirada no es una opción, mi gente me está esperando en meta.



       Voy corriendo por correr hasta el km 33. Quedan 9 kms y el reloj marca 2 horas y 10 minutos. Replanteo objetivo para encontrar un motivo por el que continuar: en el peor de los casos, corriendo a 5:00, tardaria 45 minutos en llegar a meta, que supondría hacer otra maratón por debajo de las 3 horas. Esto  me ayuda enormemente. Al comienzo de Ronda Norte me paro, estiro unos 5 segundos y emprendo la marcha consiguiendo estabilizar el ritmo en 4:25 más o menos. Cada punto kilométrico volvía a hacer calculos y veía que estaba dentro del margen.  

       Y así conseguiría llegar a recta de meta, con ganas de casi pedir disculpas a quienes me animaban por haber levantando unas espectativas tan lejos de lo que estaba realmente sucediendo. Acompañado de mi hijo y mi sobrino Marco paro el crono en un tiempo final de 2:53:36, posición 39ª de entre 554 llegados a meta. Sí, yo también sé que este tiempo es un tiempazo, pero ya conocéis mi nivel de exigencia.



    He de reconocer que bajo las gafas de sol ha habido lágrimas de decepción, mucha decepción. Sabiendo que al día siguiente mi pensamiento sería otro mucho más positivo, pero me sentía con derecho a estar decepcionado conmigo mismo porque he fallado el día más importante. Es como si te presentas a un examen y suspendes sabiéndote de memoria la lección.

     Es tiempo de reflexión... o no. Lo que seguro que ahora viene es un tiempo de relajarse deportivamente, tirar a la basura los planes de entrenamiento y disfrutar de este deporte de un modo más distendido. Mi mente y mi cuerpo necesitan desintoxicarse de tanta exigencia. 

     Os dejo a continuación los datos de mi carrera:
Leer más...

Miercoles de maratón. Hablemos de objetivos.

   Cuando decidí que esta maratón la iba a preparar a conciencia, lo primero que me propuse era el objetivo que quería marcarme. Podía haberme puesto un tiempo final, siempre que fuera realista, pero decidí que el objetivo era hacer la maratón a un ritmo constante de 3:55 minutos por km.

Fotografía de Manuel Ricci

    De aguantar este ritmo hasta el final supondría hacer la maratón en 2 horas y 45 minutos. Seguramente de marcarme el objetivo en base a un tiempo final no hubiese sido tan ambicioso, pero teniendo en cuenta que las últimas maratones me había marcado ese ritmo para correr, con mucha menos preparación, y lo había aguantado más allá del km 30, creí muy posible que con mas preparación pudiera aguantarlo hasta el final. Y, quien sabe, si saliera un buen día por qué no ser optimista y pensar que quizas, en los últimos km,s haya piernas para correr más rápido.

   La evaluación de piernas será en la segunda vuelta a la altura de Puerta de Palmas, haya por el km 32. Firmo ahora mismo pasar por ahí y poder seguir aguantando el 3:55, pero si en ese punto hay fuerzas para intentar más lo haré con cautela, sabiendo que quedan los 10 kms más duros de toda la maratón. Considero que sé leer bien las carreras y no me voy a volver loco en la más importante de todas.


    Cualquier tiempo que sea bajar de mi mejor marca (2:48:38) será bienvenido, aunque realmente creo que estoy mucho mejor preparado que en aquella maratón de 2015.
Leer más...

Martes de maratón. Inevitables temores

Si vas a correr una maratón y no tienes miedos, inseguridades o, al menos, algo de incierta inquitud es que algo está fallando. Esto no es un teorema maratoniano que esté escrito, sólo es mi punto de vista, pero es imposible tener controlados todos los factores que pueden influir en una carrera de 42 kms. Meteorología, que encuentres grupo o corras en solitario, problemas físicos o que simplemente salga el día o no.



No se trata de ser pesimista sino todo lo contrario: es necesario tener optimismo real. Y me refiero a optimismo real a aquel que se apoya en una buena preparación para este día. Haber entrenado bien una maratón no elimina las factores negativos pero sí los reduce a la mínima expresión, y si en el desarrollo de la carrera aparecen es más fácil derrotarlos. Por tanto, ante la adversidad nos mostraremos confiados en nuestras posibilidades para cumplir con nuestro objetivo. Si no has entrenado lo suficiente ya puedes ser todo lo optimista que quieras pero aquí estamos hablando de la maratón, la única carrera en la que no puedes salir a ver qué pasa.

En mi caso particular este año soy muy optimista, mucho más que otros años. He hecho la mejor preparación de mi vida, completando casi todos los entrenamientos y el cuerpo asimilando los mismos. Pero aún así hay cositas que hacen que tenga la "mosca detrás de la oreja".

Una molestia en el talón derecho que vengo arrastrando de hace más de un mes pero que no me impide correr y que es más dolorosa o menos según el día. No supone peligro en la carrera pero es posible que tenga que correr con dolor cuando ya lleve más de dos horas porraceando el asfalto.

El isquio derecho, que siempre está ahí y que en mis últimas dos maratones me ha enseñado el camino a la retirada en el mismo punto, en el km 37, en la bajada de la carretera de la corte, haciéndome parar a estirar y perder varios segundos. Este año intentaré acortar la zancada en dicha bajada para que no vuelva a ocurrir.

La innombrable, de la que no quiero oir hablar, pero que día a día se hace más acusada, la alergia. Hay gente por ahí ya con antihistamínicos, pero a mi no me ha llegado a afectar más allá de algún estornudo aislado. Y aunque sólo sea eso entra la duda si una vez le pidamos rendimiento a las piernas va a aparecer esa sensación de cansancio típica de primavera.

En definitiva, los típicos fantasmas que después se quedarán en nada. Esta será mi octava maratón y algo ya hemos aprendido. Y uno de los principales aprendizajes es que el día de la maratón, si la preparación ha sido buena, tu propio cuerpo te sorprende desde el primer km mostrando una versión mejorada de la mejor de tus espectativas para ese día. Así que teme ahora, que es tiempo de eso, pero no te preocupes que el domingo lo vas a bordar.

 

 
Leer más...

Lunes de maratón. Esta semana es muy especial.

Hemos entrada en semana maratón. Una semana muy especial, de espera, de cuenta atrás, de inquitud, de ánimos. Cuando se empieza a preparar una maratón uno ve el día de hoy muy lejano, y lo que deseas es llegar aquí "vivo" y con la preparación completa.



Yo he llegado sano y salvo y con la preparación completa, por lo que ahora me encuentro en un estado casi de cuarentena, cuidando todos los detalles para no estropear a última hora todo con un resfriado inoportuno o una lesión inesperada.

Al caer la tarde he salido a rodar 45 minutos. Se trata de mantener activas las piernas pues ya nada más voy a adelantar. Al menos hoy no he encontrado las típicas malas sensaciones y he corrido muy cómodo, por lo que han salido poco más de 10 kms. Mañana descansaré y ya el miércoles haré algo de series.

Hoy por fin hemos cerrado el equipo para la carrera. Nos ha costado por la bajas por lesión y un inconveniente que hemos tenido que resolver a ultimísima, pero ya tenemos completo el Endorfinas Team con sus 8 miembros.

A seguir disfrutando de esta semana única y del cosquilleo en el estómago. Os voy contando por aquí cómo me voy sintiendo.




 
Leer más...

Programando el ritmo maratón en la Media Maratón de Mérida.

Después de algunas ediciones de ausencia de esta bonita carrera, este año volvía a ponerme en línea de salida dado que nuevamente había, al menos, un par de semanas de margen hasta la disputa de la Maratón de Badajoz. Sólo dos semanas que no permiten muchas alegrías en el día de hoy si se quiere garantizar llegar al 100% físicamente al día de 24 de marzo. Por eso el objetivo hoy era programar el ritmo maratón en las piernas y disfrutar lo más posible de esos detalles que cuando corres a ful no aprecias.


Se trataba de realizar un ensayo lo más real posible: dorsal, competición, público, muchos corredores, ambientazo, etc. Con estos ingredientes pretendía estudiar las sensaciones que me voy a encontrar en Badajoz. El ritmo lo he "clavado" al cruzar la meta, haciendo un ritmo medio de 3:55, que es el que tengo previsto seguir en maratón.  

Siendo sincero he de decir que esperaba ir más comodo de lo que he ido durante el recorrido. Quizás motivado porque de inicio no tenía en cuenta que el perfil de esta media es exigente y no facilita mantener un ritmo constante. Aún así intenté mantener el ritmo apretando en las subidas y reteniendo en las bajadas. Puede que este sea lo que me hiciera emplearme más a fondo de lo que tenía previsto.


Corriendo así he podido disfrutar a tope del recorrido, agradeciendo cada ánimo del público con un gracias o con un saludo, "chocando" las manos a todos los niños que querían recibir un gesto extendiendo su pequeña mano, animando a los conocidos con los que me cruzaba o adelantaba. En definitiva, otra manera de vivir una carrera.

Y ahora sí, ya sólo queda ponerse casi en cuarentena y no exponerse al más mínimo desgaste físico innecesario. Mi estado actual es bueno, he realizado una buena preparacion y, quizás lo menos bueno, soy optimista para el día D.  
Leer más...

Terminada la última semana de carga para la Maratón de Badajoz

     Con el entrenamiento de este domingo concluye la última semana de carga de kilómetros de la preparación para la Maratón de Badajoz del 24 de marzo. 814 kms en lo que llevamos de 2019 es una muestra de lo que llevan sufridas mis piernas desde finales de noviembre.

     Cerrábamos la semana con el último de los entrenos de los que yo llamo matadores. 10 minutos calentando, seguidos de 20 kms a ritmo maratón y, para terminar, 50 minutos a ritmo suave. Una enorme sensación de alivio fue lo que sentí cuando, por fín, después de más de 2 horas y cuarto paré de correr.




      Quedan tres semanas, que son poco más que unas "vacaciones" en comparación con lo que llevamos de aquí para atrás. A partir de ahora rodajes cortos y algo de calidad para no perder la chispa.

       Quienes han seguido mis entrenamientos en Strava hasta ahora me dicen que estoy fuerte, que todo pinta muy bien. Realmente es así y he conseguido superar duros entrenos sin dudar en ningún momento que fuera a hacerlo. Pero lo que no cuentan los fríos datos es que he llegado hasta aquí bastante tocado muscularmente. Hasta el punto de decir que no hubiera aguantado una semana más de carga kilométrica.

      
     
     Esta última semana he llegado tan justo que puedo decir que he arriesgado a que unos molestias fueran a más con tal de cumplir con la última de las semanas duras, pensando que durante las tres próximas semanas más suaves podría reparar los daños.

      Felizmente no ha habido que lamentar daños mayores y ahora toca disfrutar de estas tres semanas más livianas, donde recuperaremos fuerzas y saborearemos la cuenta atrás hasta el regalo final, el gran día de la Maratón.
Leer más...

Ya tenemos diagnóstico: rotura de fibras

        Como ya os conté el otro día nada más terminar la Media Maratón de Sevilla, había tenido en los tres días previos un intenso dolor a la altura de la tibia de la pierna derecha, tras un entreno de series. Hoy he conseguido que me vea mi fisio de confianza y ya tenemos un diagnóstico que lo explica todo.

Foto: running.es


        Tras analizar con el ecógrafo da la cara una rotura de fibras, lo cual explica el intenso dolor en un punto concreto y no en todo lo largo del musculo. El tratamiento ha sido un poco de masaje para que drenara el pequeño cúmulo de sangre existente entre el músculo y la fascia y, posteriormente, electrolisis para estimular la reparación de la lesión.

        Desde el domingo el dolor es cada vez menor, ya casi inexistente, aunque la zona está un tanto inflamada. Esto es debido a que ha ido sanando por sí sola incluso antes de recibir tratamiento. Asombroso pues que, a pesar de haber los 21 km más rápidos de mi vida, lejos de empeorar y hacerme un destrozo, que hubiese sido lo normal, ha ido mejorando y curando.

        Hay quien dice que no me lesiono nunca, y es casi cierto, pero ya veis que aquí no existen hombres de piedra y que todos pasamos por lesiones más o menos graves. Ante las mismas es muy importante la actitud con que la afrontes; yo siempre digo que dicha actitud influye en la rapidez de la recuperación.

        La consecuencia es que esta semana la tomamos de reposo y ya retomamos, casi con seguridad, la semana que viene los entrenos para maratón.  



 
Leer más...

EDP Media Maratón de Sevilla. Marca personal dos años después.

     Mi resultado de la carrera en la EDP Media Maratón de Sevilla de hoy me invita a hacer una reflexión de las que termina en bucle. Salgo con la única pretensión de correr lo más rápido posible, sin intentar hacer marcas pues considero que no estaba para ello, sin la presión de haberla preparado y mejoro un minuto mi marca en media maratón. ¿es mejor correr sin presión? está claro que sí pero, ¿éste es el motivo de mi tiempo?. Invita a pensar que sí, pero por otro lado está la buena forma física actual por estar preparando bien la maratón de marzo. Entonces, ¿qué fue antes, el huevo o la gallina?


     La alegría es mayor aún cuando el pasado viernes casi descartaba poder tomar la salida. Después de las series del miércoles apareció un dolor intenso en el tibial anterior de la pierna derecha. Dolor que ya conocía de una lesión anterior en el mismo sitio y que me costó dos semanas en el dique seco. Ese mismo viernes salí a probarme y comprobé que corriendo el dolor no se iba, pero tampoco aumentaba, ni siquiera al enfriarse. Tras estar apuntado desde mayo de 2018, con estancia reservada y ya planificado el fin de semana con familia y amigos decido arriesgar y al menos tomar la salida e ir viendo como reacciona. 

       Llegamos a la salida con mucho tiempo de antelación, aún sin amanecer, para evitar agobios y contratiempos. El calentamiento previo muy cortito y sin apretar mucho, únicamente para entrar un poco en calor y coger confianza. Parece que no tiene mala pinta y voy a poder correr sin ningún problema.
       Aunque estoy en el cajón 1 la salida es lenta y me cuesta quitarme gente para alcanzar mi ritmo. Poco a poco me voy echando al lateral para poder adelantar mejor y mi velocidad va incrementado. Veo que hago el primer km a 3:51, lo que supone haber perdido segundos de oro en caso de que sonara la flauta y llegara meta justo para hacer marca personal. Lo más importante es que enseguida se han ido los fantasmas de la retirada y que la molestia respeta e incluso permite que me olvide de ella.

      Cuanto mas avanzo en el pelotón éste estás más estirado y según alcanzo a grupos aguanto unos momentos en el mismo para recuperar buenas sensaciones y después seguir al ritmo que me mandaran las piernas. Voy alcanzado a gente conocida que me podrían servir de referencia pero no me conformo y sigo avanzando. Había que estar muy atento para saber elegir en dónde parar y cobijarme en un grupo para llegar al final.

      Me costó bastantes kms encontrarme cómodo corriendo. Los entrenos largos que estoy realizando hacen que necesite un buen rato para estar suelto dando zancadas y con una respiración sin agobios. Como apenas calenté este proceso tenía que pasar en la carrera y no llego hasta los 7 u 8 kms.

       Al poco de esto, a la altura del km 11 llego a la altura de Pepe García, del Atletismo Fregenal y de Oscar Palomo, del Sanvicenteño. Como siempre me quedo un poco al rebufo y enseguida entiendo que este numeroso grupo es donde me tengo que quedar, que son los que tienen el ritmo bueno y la suficiente experiencia para mantenerlo hasta el final.

      Vamos corriendo a ritmos impensables para mí de inicio (3:34-3:36) pero me encuentro con sensación de poder aguantarlo, y al poco llega un momento en el que empiezo a creer que puedo hacer algo bueno en meta: Oscar me comenta que voy para marca personal, que estamos corriendo a ritmo de sub 1:17. Le digo que ahora hay que aguantarlo hasta el final, pues estaríamos en el km 12 ó 13 y en un "terreno" que yo nunca había pisado en media maratón. Ni siquiera sabía qué ritmo era el que había que seguir para conseguir bajar de 1:17.


       Cuatro o cinco corredores llevábamos la alternativa del grupo, y a la vez íbamos adelantado a gente. A algunos de estos corredores alcanzados y revasados los conocía y sabía de su buen nivel actual, y esto hacía que me creyera cada vez más que era posible lo que me había dicho Oscar.

      Según pasan los kms el cansancio se va notando pero, curiosamente, voy corriendo más rápido (3:31-3:33). Así sería hasta el final, lo cual hizo que mis parciales de 5 kms fueran más rápidos cuanto más avanzada estaba la carrera. Otro punto importante fue cuando empiezo a ver que nos acercamos a mi amigo Patapalo. Cierto que lleva un par de meses entrenando en condiciones pero cierta también que a él le hace falta poco para correr rápido. Me posiciono para pasar cerca de él, saludarlo y animarle. 

     Haber llegado hasta Patapalo me da el punch de credibilidad definitivo que me faltaba. El hecho de buscar pasar junto a él hace que incremente el ritmo y me ponga a tirar del grupo en el que viajaba. Estamos ya a la altura del km 17. De aquí en adelante fue una lucha mental conmigo mismo. Mi cabeza evaluaba el estado de mis piernas y esto es peligroso pues puede crear una sensación de fatiga en las mismas que no se produce si no lo piensas. Por otro lado intentaba desviar mi pensamiento a esos entrenos largos a ritmo maratón que estoy consiguiente semana sí y semana también.

      De aquí al final intentaba evadirme de la competición en sí y crear en mi mente el pensamiento de que estaba en uno de esos entrenos y que esto no terminaba en el km 21 sino en el 25. Aún así al pasar por el km 19 veo que mi tiempo es de 1 hora y 9 minutos. Mis piernas le prestan a mi cerebro la sangre justa de que 2 kms más a 4:00 hacen 1:17 "pelados", pero como estoy corriendo más rápido que esos 4:00....  Lo veo factible pero me concentro en seguir corriendo como un autómata.

      En el paso del km 20 el reloj marca 1:13 bajos... ¡ahora sí! ¡a echar el resto! Damos la vuelta a la Plaza de España y me encamino a la salida del parque. Sólo quedaría un giro a la izquierda para empezar a ver el arco de meta. Miro de nuevo el reloj ¡1:15! ¡Diosssssss, correeeee! me decía.

Parciales de 5 kms en progresión

      Giro a la izquierda y la larga recta de meta, con los arcos al fondo, se abre en mi horizonte. Consigo distinguir el reloj de meta marcando 1:16 y muy pocos segundos. En frío hubiera visto que ya lo tenía conseguido, pero allí veía mucha distancia por recorrer, por lo que apriento lo dientes y acelero todo lo que puedo. Ya casi encima confirmo que voy a entrar en 1:16 y me permito el lujo de celebrarlo como una victoria. Sin esperarlo, sin buscarlo y con la duda inicial de una posible retirada estoy haciendo lo que para mí es un tiempo estratosférico.

      Finalmente tiempo oficial de 1:16:47, lo que supone mejorar mi marca personal que tenía también en Sevilla desde hace dos años. 72º posición de más de 7.500 atletas que han finalizado la carrera y 16º de mi categoría. Sensación de que me ha salido una carrera de manual, regulando fuerzas y soltándolas según me iba acercando a meta para correr más rápido garantizando no reventar.

       Esto queda para mí, pero ya mañana toca seguir entrenando para la Maratón de Badajoz de marzo que es el verdadero objetivo. A cuidar las molestias y que la vea un profesional para no tirar al traste todo lo construido hasta ahora. A continuación os dejo los datos de mi carrera.

           
Leer más...

Resumen deportivo personal de lo que ha sido 2018

      El año 2018 se queda atrás y no viene mal hacer balance en todos los aspectos de cómo fue de cara a afrontar el 2019 con actitud positiva y con intención de mejorar todo lo que podamos lo vivido el año anterior. Aquí voy a hacer un repaso de lo que me ha deparado los últimos 365 dias en el ámbito deportivo.


      Una palabra que definiría este año sería continuidad, habiendo conseguido esquivar a las lesiones. Esta misma semana alguien me comentaba por Strava que no me lesiono nunca, preguntándome si tomaba algo. Yo pienso que aunque hay que tener un poco de suerte, la principal clave es tener cabeza fría a la hora de entrenar y saber escuchar al cuerpo. Ya son 10 años corriendo y he aprendido que el cuerpo envía avisos dándote un margen de actuación para que no vaya a más. Si se ignoran esos avisos y seguimos entrenando con el "piloto rojo" encendido está claro que va a desembocar en una lesión que nos obligará a un tiempo de reposo. Estirar después de cada entrenamiento también es un básico.

       Fruto de esa continuidad he podido compartir bonitas vivencias con amigos, hacer nuevos amigos y conocer más a fondo a gente que sólo eran conocidos. Basicamente he podido disfrutar de esto que no es sino un hobby. Un hobby que se convierte en parte importante de nuestras vidas, pero un hobby del que debemos ser conscientes que, a la inmesa mayoría, no nos da de comer.

      En cuanto a los logros conseguidos me quedo con la maratón de Badajoz realizada en marzo. Aunque no fue mi mejor marca, sí supuso para mí una grata sorpresa hacer 2 horas y 49 minutos con una preparación basada en entrenar como siempre y meter, de vez en cuando, algún entrenamiento específico de maratón como tiradas grandes y series largas. Muy distinto a la que realizaré en 2019, también en Badajoz, y que estoy preparando específicamente desde noviembre con una planificación de entrenamientos muy exigente que jamás había realizado y que ya me he propuesto no volver a realizar. Sólo una vez en la vida se hacen los 42 kms con 42 años.

        En cuanto a kms lo cerraremos con un total de 3.670 km, casi mil más que en 2017, siendo diciembre el mes estrella, el cual terminaré con 470 kms. Han sido 275 horas corriendo que, si las juntamos todas unas detrás de otras, suponen 11 días y medio corriendo.

        23 carreras en total, con 11 podiums, dos 2º puestos y un 3º de la general.
  • 21/01. EDP Media Maratón de Sevilla (1:18:08)
  • 18/02. Media Maratón de Montijo (1:18:43)
  • 18/03. Maratón Popular de Badajoz (2:49:16)
  • 24/03. Rui Nabeiro (Elvas 10 km) (36:33)
  • 08/04. 10k Talavera la Real (36:55)
  • 22/04. Desafío San Fernando 21k (1:23:54)
  • 01/05. Carrera Jerez de los Caballeros 7,4k (27:23)
  • 05/05. 10k Ciudad de Don Benito (37:15)
  • 27/05. Los Palomos (Badajoz 9,6k) (36:55)
  • 01/06. Noctura Talavera 5k (17:16)
  • 16/06. Carrera Las Vaguadas (Badajoz 5k) 17:43
  • 21/07. Running Night Talavera 10,7 km (41:38)
  • 05/08. Cross Peña del Aguila 11k (42:27)
  • 23/09. Media Maratón Valdigüelo (1:26:38)
  • 29/09. Ruta 091 10k (36:31)
  • 07/10. Carrera del Pilar 6,4k (22:48)
  • 21/10. Carrera por la Salud 4,6k  (16:11)
  • 28/10. Cross Popular de Alqueva 10k (36:02)
  • 11/11. MM Elvas-Badajoz (1:19:36)
  • 09/12. Barbaño Corre 8k (28:32)
  • 16/12. Carrera del Guarrino 20,7k (1:23:21)
  • 23/12. Guadiatón 10k (36:22)
  • 30/12. San Silvestre Pacense 10k (36:50)
https://2018.strava.com/es-es/video/1cabd36d03872285b699bf42fcfd384cde13a6ec      Con todo lo anterior no puedo sino sentirme afortunado y desear para 2019 que este deporte no deje de entusiasmarme y motivarme, que no deje de darme la vida.
https://2018.strava.com/es-es/video/1cabd36d03872285b699bf42fcfd384cde13a6ec
Leer más...