Afrontamos nueva semana con optimismo


       Damos la bienvenida a una nueva semana y lo hacemos como más nos gusta: con un entrenamiento en nuestro Parque del Guadiana antes de que amanezca.

     La afrontamos con optimismo y con ganas, pues esta semana termina con competición y también porque las semanas anteriores los entrenamientos están saliendo bastante bien y hacen tener buenos augurios. La semana que acaba de terminar con 106 kms, muchos de ellos de calidad.

     Esta semana será algo tranquila pues hay que hacer acopio de energías y llegar a tope para salir el domingo con el cuchillo entre los dientes.

     
Leer más...

Así fue mi estreno en el Duatlon Cross de Montijo

       Este fin de semana mi opción de competición fue algo nuevo para mí, un Duatlón. Tenía ganas de ver desde dentro como se desarrollan este tipo de competiciones, viviéndola en mis propias carnes.

      Me presento sin ningún entrenamiento de bicicleta, sólo con lo que guardan mis piernas del atletismo. No he querido sacrificar entrenamientos a pie por dos razones: porque haber entrenado la bici tampoco me hubiera servido para mucho más que para arañar algún que otro minuto al crono y porque donde hay cuentas que ajustar realmente es en atletismo.


 
       Llegamos temprano Ricci y yo a Montijo para tener todo controlado y no llegar con prisas. Unas explicaciones nivel 0 para no ser descalificado, retirada de dorsales, colocación de los equipos en boxes, algo de calentamiento y a línea de salida.

        Desde el principio me llama la atención que los jueces son mucho más estrictos con los detalles y con las normas que en atletismo. Sus razones tendrán. Me sorprendió que simplemente para colocar la bicicleta en los boxes antes de comenzar la carrera debías entrar con el casco puesto y abrochado a pesar de ir andando.

       En la carrera inicial de 3 kms la salida es rápida. Mucha gente en el grupo de cabeza en el que siempre me encuentro. Inicialmente estaríamos unas 20 personas y poco a poco vamos siendo menos, a un ritmo de 3:30. Así damos dos vueltas a un circuito urbano de 1,5 kms y llego a boxes para coger la bici en 6ª posición, aunque soy consciente de que en el momento que piso la alfombra mi carrera ha terminado en cuanto a ser competitivo.

                 


      Con calzas en los pedales uso las mismas zapatillas para correr que para la bici, así que la transición debiera ser rápida, pero inicialmente no soy capaz de abrocharme el casco y posteriormente no atino a meter los pies en las calzas de los pedales. Ya de salida me han pasado al menos 6 personas.

       A partir de ahí intento aislarme de posiciones y tiempos y me centro en aprender de cada detalle pedaleando. En seguida salimos a los caminos por los que se desarrollarán los 14 kms de ciclismo y pronto se presenta una pendiente desfavorable. Los primeros compases son de que me pase gente y más gente.

       En esos 14 kms mi sensación es que voy rápido. Lo que pasa es que mi concepto de rápido no tiene nada que ver con la competición verdadera. Siento que voy rápido porque llevo las pulsaciones elevadas, aunque en ningún momento llegué a flaquear. Por otro lado mi bicicleta es totalmente inestable en comparación con las máquinas que llevan el resto, pero con esto ya contábamos.

      Disfruté. He de decir que pedaleando disfruté descubriendo sensaciones nuevas y compitiendo en un deporte distinto al habitual, y con eso es con lo que me quedo. Y por eso se pasó en seguida este sector, pues en nada estabamos dirigiéndonos al pueblo para entrar en boxes.

       Entrando ya en el pueblo eché lo que me quedaba en la bicicleta, aunque  a pesar de ello hice el 46º puesto en este sector. Al entrar en boxes casi soy penalizado por no bajarme a tiempo de la bici y apurar mucho. Ahora tocaba correr de nuevo aunque pocas opciones de adelantar a gente tenía pues sólo tenía a tiro a un corredor.

          

        Una vez adelantado el mismo hice la vuelta de 1,5 kms practicamente sólo, sin tener a nadie al alcance y nadie por detrás, así que me exprimo y me dedico sólo a llegar a meta. Aunque todo sea dicho que iba corriendo cuadrado después de esfuerzo en bici. En este sector hice el 12º mejor tiempo, que podía haber sido mejor, pero no tenía ningún motivo por el que apretar.

         Y así termino en la posición 33º de 70 competidores, con el objetivo cumplido de aprender y descubrir una manera distinta de competir y sin intención de volverlo a repetir por el momento. Realmente no siento inquietud, por ahora, de dedicarme ni siquiera un poco a esta disciplina. Del triatlón ya ni hablamos.

       Así que ahora a centrarse en el atletismo, en donde algo que me dice que va a ser una temporada muy fructífera.

 
Leer más...

Este domingo nos estrenamos en Duatlón

      
       Hacía mucho tiempo que rondaba en mi cabeza la idea de hacer un duatlón, pero nunca era el momento oportuno. Viendo que pasa un año tras otro sin decidirme pensé que era el momento de llevarlo a cabo. Será en el II Duatlón Cross Villa de Montijo este domingo.

        Mi intención es únicamente salir a disfrutar, porque tener otro objetivo sería mentirse a uno mismo. Serán 3 kms corriendo, siguen 14 kms en bicicleta y terminamos otros 1,5 kms. Y es que no se pueden tener pretensiones mayores cuando vas a debutar en un deporte y cuando el equipamiento que llevas es el básico para que te dejen participar.

Como hacer una media maratón con sandalias
       Me han ofrecido bicicletas mejores que la mía pero las he rechazado por dos razones: porque por muy buena bici que lleve no va a servir de nada si las piernas no están acostumbradas al ciclismo y porque ya es un reto hacerlo con mi bicicleta de no más de 150 € comprada hace dos años en una gran superficie.

       Voy con tal tranquilidad y afán de disfrute que sólo he salido un día con la bici y no fue con la intención de entrenar sino de conocer lo que va a tocar sufrir este día. 


        A disfrutar, sí. A probar algo nuevo, sí. A no preocuparse por los tiempos, si... A dejarse el alma compitiendo, ¡por supuesto! No sé si llegaré de los últimos pero los que me conocen bien saben que no voy de paseo y que voy a darlo todo, pues mi carácter competitivo no entiende otra cosa y para ello habrá que aprovechar mi punto fuerte: la carrera.

       Y ahora me dirán eso de "te acabará gustando", "te engancharás", etc... y ya contesto yo por adelantado: no será así. Y no porque no me vaya a gustar, que seguro que sí, sino porque no tengo intención de continuar por esta senda por una sola razón; el duatlón, y ya no digo el triatlón, necesita mucho tiempo para entrenar, y no es precisamente tiempo de lo que andamos sobrados.

       Ya os contaré en mi crónica.
Leer más...

¡ Que vivan las semanas de carga !

     Llegó septiembre y es hora de ponerse las pilas. Atrás quedó agosto y sus excusas varias para no salir a correr o hacerlo sin intensidad (lo importante es salir, la temporada es larga, hace mucho calor, etc. etc. etc.).

    En un abrir y cerrar de ojos estamos metidos en las medias maratones y cuanto te quieres dar cuenta tienes una la semana que viene o dentro de una semana y ya no te da tiempo a preparártela, ni a coger un mínimo de fondo. Así que, aunque algunos me dicen que es pronto, yo ya he decidido hacer semanas de carga de kms.

    Ya sabemos que aquí nadie entrena, lo pudimos ver en Valdebotoa. Una carrera pequeña, en teoría sin excesivo nivel entre los participantes y los diez primeros clasificados entran en meta haciendo los 10 kms en menos de 37 minutos, entrando del 3º al 10º en un periodo de 27 segundos.

     En cambio a mi me gusta poner las cartas sobre la mesa, y por eso os cuento que esta semana he terminado con las piernas duras como para partir nueces. 92,5 kms ha salido. Hace dos semanas salieron algo más de 97 kms. Y vuelvo a sentir esas sensaciones que olvidamos durante el verano por  razones obvias.



      Esa sensación de hacer un entrenamiento aún con el recuerdo en las piernas del anterior. Ese subidón de sentir las piernas agotadas mientras corres pero comprobar que los ritmos salen. Ese llegar a casa tras el entrenamiento y ponerte a devorar fruta. Esas ganas de echarte una siesta de tres horas una vez has terminado de comer... y la mejor y más sintomática de todas: ese levantarte de la cama por las mañanas y empezar a sentir las piernas según recorres el pasillo mientras te sujetas a las paredes con las manos porque tus pasos son de todo menos estables.

       Han caído kms, sí, pero no de cualquier manera. Han sido kms de calidad, de sensaciones, de confianza, de seguridad, de autoestima.... y lo mejor de todo es que se han hecho porque apetecía y no por obligación, porque mi prioridad es no desgastarme mentalmente y llegar con ganas a finales de noviembre.
Leer más...

Crónica de la XI Carrera Popular de Valdebotoa. Estamos en la buena línea

Enlace a fotografías de la carrera pinchando aquí

     Nuevo domingo de competición, esta vez en Valdebotoa. En mi caso, y en el de casi todos, mucho respeto al día de hoy pues aquí mismo el año pasado hizo mucho calor y a pesar de que no se hicieron malos tiempos la gente sufrió en exceso.

      Como punto a favor, venía con confianza porque estoy entrenando bien, las últimas competiciones han salido muy buenas y porque, aunque sea ya casi final de verano, siento que me he adaptado al calor.


     La mañana salió favorable: temperatura suave y el poco viento que hacía favorable en la parte final de carrera. La familia un día más me acompaña y Valdebotoa y como mi segunda casa.

    Tras tomar la salida mi idea inicial era no arriesgar lo más mínimo e ir con el grupo de referencia con forma física equiparable a la mía: David Cano, Fran, Abraham Pagador, Roberto Jaramillo.... Los inicios se pusieron favorables. Paco Modesto y Carlos Chamizo pronto se desmarcaron en cabeza. Detrás estábamos el resto, y de ese resto, tres atletas del Asfas decidieron tomar la iniciativa a la par así que todos nos pusimos a su compás. Pero llega un momento que parece que empiezan a flaquear y decido ir tomando algo de iniciativa, algo que también debió pensar Pepe Rambla y entre los dos vamos marcando el ritmo, que no era más rápido del que hasta entonces llevábamos  (una media de 3:40).

Pepe Rambla y yo tomando la iniciativa del grupo.
      Sobre el km 4 mi compañero Carlos Maldonado se siente fuerte y viniendo desde atrás empieza a marca un ritmo más elevado que nadie se arriesga a seguir y se marcha en solitario en tercera posición. Exactamente lo mismo que hace Carmelo que se marcha tras él abandonando nuestro grupo.

      Pasando el km 5 Pepe y yo nos hemos quedado un poco solos, aunque detrás a distancia prudente viene Fran pero el resto del grupo en principio da la sensación de que no pueden mantenerse. Mis sensaciones son buena y estando a mitad de carrera no noto nada de cansacion. Parece que pudiera correr a ese ritmo una media maratón. Los kms siguen cayendo sobre 3:40.

Sprint en los últimos metros

      Tras el cambio de sentido para retornar al pueblo Pepe y nos vamos dando relevos desordenados, en función de las fuerzas que vamos teniendo en ese momento, recordandome la situación a la Carrera Contra el Cáncer hace casi justo un año cuando también compartimos varios kms.

     Al alcance esta Carmelo aunque no parece que vayamos a lograrlo y más adelante Carlos Maldonado, que sí estaba intratable y era imposible alcanzar.
Entre los kms 6 y 8 Fran enlaza con nosotros pero no es capaz de ponerse a la par ni dar y  relevo. Se nota que va haciendo esfuerzos por mantenerse ahí. El ritmo sigue invariable sobre 3:40 y ya se va acusando cansancio pero no me entra ninguna duda de que voy a terminar a tope la carrera.

Compañeros del club con nuestra "merienda" ganada.


     Y en principio así debió acabar la carrera. Con esas mismas posiciones, sin intentar alcanzar a Carmelo y sin ánimo ninguno de disputar un puesto con Pepe. Pero es cuando vamos a llegar al último kms y giramos para entrar al pueblo y veo que varios del grupo perseguidor inicial están llegando a nosotros. Este grupo no es que anteriormente se quedara sin fuerzas sino que inteligentemente las guardaron para el final. 

       Así que decido incrementar el ritmo pensando en que de esta manera no nos iban a alcanzar pero faltando 500 metros en un curva giro la cabeza y veo que han llegado. Nuevo cambio de ritmo para conservar puestos. Con estos acelerones consigo adelantar a Carmelo y al entrar en recta de meta David Cano  (aunque en ese momento no sabía que era él) pisándome los talones con ánimo de dar guerra. Me pienso sprintar o no porque voy muy justo, pero no queriendo terminar y pensar que no lo di todo doy un último acelerón que está vez si no consiguió mantener mi perseguidor. El último km rompe la media y sale en 3:27.

    Y así es como entró en cuarta posición, con un tiempo de 36:38 y a una media final de 3:38 minutos el km. Así que nuevamente contento con el rendimiento y muy motivado para seguir exprimiéndome en los entrenamientos a la vez que lo hago con lógica. Esta temporada promete.

Leer más...

Fotografrías XI Carrera Popular de Valdebotoa

Leer más...