Desafío San Fernando para poner punto y aparte.

Este domingo me presentaba en el Cuartel de Botoa para correr la prueba de media maratón del V Desafío San Fernando. Hace ya algún tiempo un dorsal de un compañero quedó en el aire y yo, fruto de la buena forma que disfrutaba por entonces, decidí quedarme con él y cambiarle los datos a mi nombre.
Ahora, a estas alturas de temporada, en pleno mes de abril las condiciones físicas son totalmente opuestas.


Leer más...

Crónica del Cross Trashumancia (Valverde de Leganés). No la recordaba tan dura.

Uno de los motivos que nos mueve a correr una carrera que ya hemos realizado en otra edición es que, aquella vez,  nos saliera una buena carrera. Esto es lo que me empujó a decidirme a correr este domingo en Valverde, ya que el año pasado mis sensaciones fueron fenomenales y, además, hice podium.

Con los compañeros del Club antes de la salida
 
Leer más...

Crónica de la III Carrera Sierra de Montánchez. De nuevo en la montaña.

      Realmente esta carrera me caía a contrapie y no se presentaba en el momento idóneo. Recién salido de dos maratones prácticamente seguidas, dos semanas después me iba a meter 30 kms por montaña. Pero me lo tomé como un modo de correr divirtiéndome y sin objetivo ni presión ninguna. Desde hace dos semanas, que fue la maratón de Badajoz, prácticamente no había entrenado y estoy en modo relax. Así que en esta carrera la misión era correr por la naturaleza, seguir aprendiendo del trail y llegar a meta sano y salvo.

Buenas caras antes del comienzo

Leer más...

Crónica de mi 25º Maratón de Badajoz. 2:49:30 y 25º clasificado.

Pues ya hemos gastado el segundo cartucho que teníamos. El primero fue en Sevilla y este domingo en Badajoz. El objetivo de 2:45 se ha quedado lejos, pero como yo soy de ver el vaso medio lleno no cambio el guión de lo sucedido y me quedo con el balance de dos maratones en 21 días, en Sevilla 2:57 y en Badajoz 2:49.
 
CAB en maratón y media maratón
Lo de hoy era complicado. Al fin y al cabo somos amateurs, cada uno con su vida cotidiana familiar y laboral, y recuperarse al 100% de una maratón no se hace en tan poco tiempo, aunque la sensación era que las piernas ya se habían olvidado de Sevilla. Pero lo lógico es que salgan las consecuencias, como salieron finalmente. A decir verdad, esta mañana, antes de empezar, viendo el viento y demás hubiera firmado de cabeza hacer el tiempo que finalmente hice.

De salida corrí por sensaciones, como me propuse con antelación. Al primer km ya me encontré con quienes serían los protagonistas de mi maratón en Badajoz este año, los dos Antonios, uno Amaya y otro Dávila. A priori más fuertes que yo, pero pactamos pasar la media maratón en 1:23 y emprendimos viaje juntos.
 
pronto nos encontramos en carrera los Antonio y yo
El viento hizo acto de presencia, y aunque en principio no impedía correr, es un factor que te va mermando sin darte cuenta. En la Avda. de Elvas se notaba mucho en dirección a Portugal pero aguntábamos... ya veremos en la segunda vuelta. Los tres ibamos corriendo a la par, intercambiando impresiones de vez en cuando y a un ritmo entre 3:55 y 3:58. Detrás nuestro un grupo de atletas aprovechando nuestra estela y refugiandose del viento.

La primera vuelta fuimos juntos, sin más historia que manteniendo el ritmo y con buenas sensaciones. Me veía capaz de mantener el ritmo muchos km y cuanto más colchón ganara y más retrasara el bajón físico mejor marca en meta me aseguraba. Así, la media maratón la pasamos en 1:23:16. Todo iba según lo previsto y ahora empezaba la segunda vuelta que es donde realmente está la historia.


Nada más encarar esta segunda vuelta, en el Puente de la Universidad nos topamos con un viento de cara muy fuerte que impide hacer una zancada natural. El grupo que iba detrás nuestra ya se ha diluido y sólo queda un atleta más con nosotros. En la Avda. de Elvas el aire sigue siendo de cara y la sensación es que voy más fuerte que mis compañeros. Parece que se va a descolgar de mí y yo me voy a quedar con el atleta que nos acompañaba. Antes de llegar a la frontera vi que no era buena opción y decidí relajar un poco y mantenerme con los Antonios.

Al hacer el giro de 180º en la avenida, ya con aire favorable, Amaya intenta incrementar el ritmo y se adelanta unos metros. Yo me mantengo con mis sensaciones y ni lo intento. Por contra Dávila se descuelga unos metros. Ahora vamos corriendo en fila, pero unos metros unos de otros. 



Terminada la avenida, toca la subida del Vivero hacia el barrio San Fernando, en donde veo a mis padres y me animan. En esta zona desfavorable además da viento fuerte de cara otra vez. Amaya me dice que lo ha intentado pero sus piernas no han querido y corremos juntos de nuevo, aunque en el avituallamiento del km 30 se ha descolgado algo de mi y corro otra vez sólo.

Por ahora me encuentro bien. En la bajada de la Avda Carolina Coronado y el puente de Palmas (km 32) mantengo el ritmo de 3:55. Allí parte de mi familia me anima y me da un plus, pero voy corriendo solo. Al llegar a Puerta de Palmas y girar a la izquierda las piernas empiezan a estar muy pesadas.

El ritmo está ya por encima de 4:00. Me tomo el último gel como ayuda a este tramo que se va a hacer muy complicado. El promedio hasta ahora es de 3:56 y el tiempo en meta va a ser bueno aunque lo pasemos mal en este tramo final. Este tramo que comprende Circunvalación y Ronda Norte es muy frio y se hace muy largo. Por aquí ya he decidido no mirar el reloj y correr puramente por sensaciones.



Voy sufriendo, pero corremos a alrededor de 4:05. Al llegar a la autopista, la subida del periódico hoy es una bofetada en toda regla. El viento otra vez fuerte de cara (rachas de hasta 40 kms/hora). A esta altura me alcanza otra vez Antonio Amaya que me anima a seguirle pero prefiero correr por sensaciones y no cebarme, esperando terminar este tramo y recuperar algo en la bajada de la carretera de la Corte.

En este momento punto muy crítico que casi me hace abandonar la carrera. Cuando empezamos a bajar los edificios hacen embudo al viento y sigue dando de cara fuertemente. Siendo bajada la zancada cambia y el ritmo se incrementa, ambos factores hacen que mi isquiotibial derecho enciendan el "piloto rojo". Empiezo a notar tirante la parte trasera derecha superior de la pierna. Por momentos tira, por momentos desaparece, pero no tiene buena pinta. Empiezo a no verle solución y sólo no se va a quitar.


 Cuando terminamos la bajada y giramos a la izquierda empieza ya a doler. El sentir "crack" está cerca. Pocos metros antes de la señal de km 37 me tengo que parar a estirar unos diez segundos. Un chico que estaba de público se lamenta conmigo. ¡¡¡ no se me puede ir ahora que ya está casi terminado!!!  

Reinicio la marcha con cuidado y acortando la zancada. Parece que estirar a venido bien y el "piloto rojo" se apaga. Queda el tramo último de la carrera, ya huele a meta. Muy tocado físicamente afronto Ronda del Pilar, avenida de Colón y entramos en el barrio de Valdepasillas.

Parece que recupero un poco el tono. Corro cerca de 4:05 de ritmo y tengo fuerzas para llegar así a meta. Ya en el último km, a ritmo de 4:03 me alcanza Dávila y me comenta que va roto muscularmente (él también hizo Sevilla). Ya sólo queda entrar en meta de la forma más decorosa posible. Miro el reloj y veo que puedo llevar por debajo de 2 horas y 50 minutos. 
 
Celebrando la entrada en meta
Entramos en recta de meta, es momento de disfrutar, aunque no lo hago como yo quisiera pues voy buscando a mi familia y no termino de verla. Quiero entrar con mi hijo y sobrino en meta pero no los veo. Ya casi encima del arco de meta los veo y los animo a entrar conmigo como así fue. Así que final feliz viendo como se desarrolló la carrera y sus circunstancias. Tiempo de 2:49:30, siendo 25º clasificado y 8º de mi categoría.

Ya pasó todo. Ahora toca descansar y relajarse mentalmente. A dejar de preparar competiciones durante mucho tiempo y correr únicamente por disfrute.  

A continuación los datos de la carrera 
 
Leer más...

Sensaciones de cara a la Maratón de Badajoz

Estamos a las puertas de la Maratón de Badajoz. Quedan prácticamente horas y los nervios no han aparecido y no creo que vayan a aparecer. Realmente no hay motivos para ello pues aún no tengo claro con qué marca he de quedar satisfecho. Sí, cruzar la meta ya es para estar satisfecho, pero ya me entendéis.
 
Pase lo que pase celebraremos cruzar este punto
Leer más...

Carrera de la Mujer. Pasando revista a las piernas a una semana de la Maratón.

Estamos a una semana de la Maratón de Badajoz, y desde Sevilla los entrenos no han sido los mejores. Me he relajado porque mentalmente lo necesitaba y, salvo un día que los compañeros me engancharon, no he hecho nada de series, solo rodajes y no más de 10 o 12 kms.

Leer más...

Crónica de la Maratón de Sevilla 2017. Muy lejos del objetivo.

Cuando te acostumbras a los buenos resultados en las carreras y a mejorar tus mejores previsiones en la competición, resulta más duro cuando se presentan los malos días y cuando no cumples con las metas propuestas. Más cuando este día se presenta en El Día. La clave está es revertir esa situación desfavorable y volverla positiva, aprender de ella e incluso salir reforzado.

Diría que todo eso es lo que me ha pasado este domingo en Sevilla, pero lo más singular ha sido que lo hice mientras corría, dándole mil vueltas a la cabeza, y pasando de un "abandono aquí mismo" a un "menos mal que no abandoné".
Paseando el sábado por Sevilla
Realmente no puedo poner excusas a por qué no salió la carrera deseada porque no las hay. Simplemente es que no me encontré cómodo en ningún momeno, ni siquiera desde el inicio. Porque lo normal en maratón es que los primeros kms, al menos hasta la media maratón, te encuentres cómodo y vayas frenándote porque las piernas te piden ir a un ritmo mayor debido a los entrenamientos de preparación.

Yo esa sensación no la tuve en ningún momento. Ni siquiera en el primer km, a pesar de ir bien acompañado de inicio por Paco Arrabas y Antonio Dávila. Tenía la esperanza de ir poco a poco encontrando las sensaciones al entrar en calor, pero lejos de mejorar iba cada vez a peor. 
Cuando todavía estabamos dentro de ritmo

Fue a la altura del km 10 (demasiado pronto) cuando me veo en la necesidad de aflojar un poco el ritmo a ver si mejoraba. Paco hace un esfuerzo y baja a la parte de detrás del grupo a "rescatarme" pero no era capaz de correr de manera fluida. A partir de ahí Paco y Dávila se me van alejando y a partir del km 15 ya se me van definitivamente los ritmos previstos dando por finalizado mi reto, ya no de hacer 2:45, sino de mejorar mi marca de 2:48.

Y no es que haya arriesgado, porque no lo hice. Los ritmos de carrera estaban siendo los que se habían entrenado; no estaba haciendo ningún experimento. Lo ilógico era que en el km 12 dolieran las piernas de fatiga. Ahí está el test de 30 kms a ritmo de 3:52-3:53 que se hizo anteriormente y que salió con cierta facilidad.

A partir del km 18 los ritmos son de 4:20-4:30. Me adelanta gente y más gente acrecentando esto la sensación de fatiga. En este momento pienso en que dentro de tres semanas hay otra maratón en Badajoz, que estoy a tiempo de retirarme y no gastar muchas más energias para intentarlo ahí. Le empiezo a dar vueltas a cómo retirarme. Pienso en salirme de la carrera, en pararme y esperar a Angel y Ricci y hacer algunos kms a ritmo más tranquilo, pienso en que ya avisé a Ana, mi mujer, que esto podría pasar,... no lo tengo claro.
En Plaza España me doy cuenta que voy sub 3:00
Decido llegar al menos a la media maratón. Mi cabeza da mil vueltas, piensa infinitas opciones. Retirarse en la media maratón supone terminar en la otra punta de Sevilla, así que pienso que mejor retirarse más adelante, algo más cerca del hotel.

En esos kms en los que me voy volviendo loco mientras me sigue adelantando gente, sigo pensando opciones y más opciones, hasta que por fín llega un momento de lucidez, de dejar el egoísmo atrás, y empiezo a pensar de una manera más madura: He traido a Sevilla a mi familia, que me está esperando en el km 38. Pienso en mi hijo, en cómo va a preguntar a mamá por qué papá no pasa corriendo, en la ilusión que pusimos en este viaje. Toca dejar el papel de atleta y tomar las riendas del papel principal, el de padre. En este momento ya tengo claro que aunque sea arrastrándome esta maratón la termino.
Pasando delante de la famila. En el km 38. Esta fue mi meta
Así que me lo tomo como un entrenamiento largo, dejo de controlar ritmos y corro lo más cómo posible, ni muy rápido ni muy lento para que no se haga interminable. Estimo que haré un tiempo de 3:15 o 3:20. En ese largo trayecto hasta meta me siguen viniendo pensamientos positivos: Voy a disfrutar de esta maratón, la segunda mejor de España, voy a vivir eso que cuentan de que en el último cuarto de carrera la gente te lleva en volandas, voy a ser finisher otra vez de una maratón, mi quinta maratón, voy a hacer una tirada larga de cara a la Maratón de Badajoz.

Pasamos el km 25, el 30, y pasado el 35, en donde ya se nota el desgaste de los kms entramos en el Parque Mª Luisa y sucede otro momento clave. Hasta ahora había conseguido mantener sin mucho desgaste el ritmo de 4:20-4:25. Justo cuando entramos en la Plaza de España hacemos un curva un poco rara que permite que casi nos crucemos con los atletas que van detrás nuestra. Ahí me llevo una sorpresa: Unos 50 metros detrás mía viene el globo de las 3 horas. Es decir, que a los pensamientos positivos vamos a sumar que podemos hacer una maratón por debajo de las 3 horas. Ese factor, sumado al pasillo de gente animando sin parar, hace que los últimos kms pueda correr por debajo de 4:15.
Entrando pensativo en meta

Al pasar delante de mi familia y amigos me emociono, algo que no pasó al cruzar la meta, porque realmente mi meta hora era llegar hasta ellos. A partir de ahí quedan 4 kms. En el km 38 paso en 2:40 minutos. Tendría que hacer los últimos kms a 5:00 de media para superar las 3 horas en meta, algo que sabía que no iba a suceder.

Así que corro y corro, intentando dejar la mente en blanco para no pensar. Las piernas están muy cansadas, pero ya no vale aflojar. Finalmente entro al estadio y cruzo la meta en 2:57:28. Gesto de victoria, porque hemos finalizado una maratón, pero esta vez sin excesiva euforia. 

En frío apreciando lo que había conseguido
Nos quedamos con que de las 5 maratones realizadas, las tres últimas han sido sub 3 horas (2:48, 2:53, 2:57). Ahora toca recuperarse cuanto antes y pensar en cómo vamos a preparar Badajoz en tiempo express. Va a ser dificil pero es obligatorio intentarlo. A continuación los datos de mi carrera

 
Leer más...

El domingo corremos una maratón en Sevilla... y todavía no sé

Llevo pensando en este momento desde antes del verano. He enfocado toda la temporada entorno a este día. Dejamos atrás trece semanas de dura preparación tanto física como psicológica.... y por fin ha llegado la hora del desenlace final.


Leer más...

Terminada la 11ª semana pre-maratón. Se hizo lo más complicado.

     Semana ésta complicada por la resaca de la Media de Sevilla y por el resfriado que pillé en meta ese mismo día y aún hoy arrastro aunque ya en declive.

       La semana 11ª de las 13 que tiene el plan ha finalizado. Esto supone que se acabaron los largos entrenos, las interminables tiradas, las prolongadas ausencias en casa. Sí, la maratón te da una inmensa recompensa el día que la completas, más aún si lo haces en el tiempo que te has propuesto; pero durante un buen puñado de semanas eres esclavo de ella, estando sometido a entrenar sí o sí de forma muy sacrificada y, perder un entreno hace que te sientas culpable.

        Las dos próximas semanas bajan el nivel considerablemente. Los entrenos serán más llevaderos y mucho más cortos, ya que se trata de descansar sin dejar de entrenar.

         Esta semana que termina fue de la siguiente manera:

LUNES: 19 kms a 4:32 de media.

MARTES: Descanso

MIERCOLES: 2 km calentam + 3x5000 (3:46-3:45-3:44) + 2,5 km enfriamiento

JUEVES: 5 kms. (Se salió a hacer 20 km, pero el viento y cansancio físico        y mental hicieron abortar el entrenamiento)

VIERNES: Descanso

SABADO: 19 kms a 4:28 de media

DOMINGO: 2 km calent + (8 km a 4:10+10 km a ritmo) + 1 km enfriamiento. Esos 18 kms salieron a 3:58 de media.

 
 
Leer más...

Crónica de mi EDP Media Maratón de Sevilla. Marca personal (1:17:43)

     Como explicaba en otra entrada en este blog esta misma semana, hoy sólo con correr deberíamos hacer una gran marca, sin necesidad de arriesgar. Las últimas carreras estaban saliendo con nota y esta, con casi todo a favor, no debía ser menos.

      Y digo casi todo a favor porque sólo había un aspecto que podía desfavorable al desarrollo de mi carrera: el madrugón y el viaje en el mismo día. Esta mañana en pie a las 4:15 de la mañana para salir con tiempo para desayunar por el camino y llegar sin agobios. Viaje compartido con Angel, Fran y Nico. Llegamos al Estadio a las 8:00, en donde poco después habíamos quedado con Juanjo para que nos diera los dorsales que recogió el día antes.

Parada a llenar los depósitos de energía
        Vuelta al coche, que aparcamos muy cerca, y a vestirse. Opto por ponerme una camiseta térmica de manga larga debajo de la blanquinegra, guantes y braga para el cuello. Quería evitar quedarme frío mientras se daba la salida y que luego me costara entrar en calor unos cuantos kms. Nos fuimos calentando hacia la salida, este año en el cajón 1, y donde conseguí colocarme practicamente en primera línea. Allí estaba medio Badajoz, parecía un domingo más en el barrio. Eso hizo más amena la espera.

         Se da la salida y salgo tranquilo, sin ritmo premarcado, sin pretensión de tiempo. Intentando evitar los tropezones iniciales y sorteando a los que van a ir más despacio pronto me hago sitio y corro a mi aire. De inicio una larga recta de 3 km justos. Me situo en el lateral derecho del pelotón y voy lentamente adelantando posiciones. El pelotón es enorme y la concentración provoca un silencio sepulcral sólo interrumpido por los ánimos del público y el sonido de las zancadas contra el suelo. Esos tres primeros kms en 3:42-3:39-3:37.
Recogiendo los dorsales en el Estadio

      Giro a la izquierda y ya nos metemos por las calles sevillanas. El promedio de 3:38 inicial me da algo de respeto e intento aflojar el ritmo, pero inmerso en el pelotón, este parece que te empuja hacia adelante y no te permite bajar intensidad. En cuanto me daba cuenta otra vez a poco más de 3:30 y otra vez a relajar. Basícamente así fueron los primeros 15 kms, controlando el reloj.

       Estimo que voy "cómodo" en el 3:37-3:39 y me permito correr ahí, aunque siempre frenando porque las piernas querían correr más. No he dejado de ganar poco a poco posiciones, como si la carrera siguiera un ritmo y yo fuera un punto más rapido que esta. Voy alcanzando corredores conocidos, que están a buen nivel deportivo, y eso me da un plus de motivación pues no estoy arriesgando y estoy llegando fácil a ellos. Es el buen camino.
km 18. Fotografía y ánimos de Rita

         Las calles tienen público aunque menos que el año pasado. Que la carrera saliera una hora antes y el partido de futbol de unas horas más tardes le robaron gente a las calles. Aún así bastante animación, como siempre en Sevilla.

          Tras un paso subterráneo nos presentamos en el paso por el km 10. Hasta ahora el ritmo promedio es de 3:38, pero el km 9 con el avituallamiento, desniveles y demás se va a 3:42. Ahora el promedio es de 3:39 y el paso por el km 10 lo hago en 36:45.

          El ritmo promedio es la referencia. Mi marca en media maratón estaba a un ritmo de 3:42. Todo lo que fuera bajar de ahí sería record personal. Y en mi afán por regular el ritmo voy haciendo un poco la goma, ya que apretaba inconscientemente y me frenaba para no pasarme, y así una y otra vez. Esos cambios no me afectaban e incluso me estaba viniendo bien el relajar por momentos.
Otra foto de Rita
        
      A la entrada del parque Maria Luisa, a la altura del km 14, ya no se van las piernas tan alegremente. A partir de aquí ya toca hacer esfuerzos para mantener el ritmo de 3:39. He dejado atrás atletas que alcancé, con los que compartí algún km y voy llegando progresivamente a otros. Perdonad que no ponga nombres que muchos conoceréis; quienes estuvieron saben, si me leen, que son ellos y desde aquí un abrazo.

       Poco antes de la catedral, la calle peatonal está algo mojada y un poco inestable por este motivo. Sorteando también las vías... quizás es que los kms se iban notando y ya molestaba cualquier cosa sin importancia. Los kms ya estan entre ya van cayendo entre 3:40 y 3:44. Vigilo el promedio... sigue siendo de 3:39.


        Pasamos el km 17, y adelantando una y otra vez he llegado a un punto que voy corriendo prácticamente sólo cuando más necesito la compañía. Las largas avenidas se hacen interminable y mantener el ritmo me cuesta una barbaridad. Aún así tengo confianza en mí y estoy seguro que no voy a desfallecer, por lo que se trata de aguantar el sufrimiento unos minutos más.

         km 19, restan poco más de 2 km, que yo traducía en que tenía que aguantar unos 7 minutos más esa intensidad. Se trataba de ir echando el resto, ya que el paso de nuevo por el puente ya indicaba que la entrada a la pista estaba cerca. Ese km 19 se hizo en 3:37.

          km 20, falta un km. El ritmo promedio es de 3:39, por lo que la marca personal está asegurada. Las piernas están al borde del bloqueo, parecen que van a decir "stop" en cualquier momento. Mentalmente me digo "aguanta!! aguanta!!" . En los últimos metros no termino de ver el tunel que nos haga entrar al estadio. Curva por aquí, rotonda por allá.... ¡ahí esta por fin! Bajada hasta pista echando todo lo que había. Justo cuando voy a pisar el tartán cambio el modo de reloj para mirar el tiempo total que llevo. Marca 1:16 y pico.
Satisfacción final porque nos hemos divertido

         Imposible entrar ya en 1:16 pero el 1:17 lo tengo en la mano. El esfuerzo de los últimos kms me hizo pensar que bajaría marca pero no menos de 1:18. Me motivo más aún y el ambiente de las gradas junto con el afán de no desperdiciar ni un segundo me hacen correr a 3:20 y adelantar a otro atleta más.

          Cruzo la meta con un tiempo de 1:17:43 (tiempo oficial), en el puesto 74 de 7000 atletas que tomamos la salida y el 18º de mi categoría. Así que contento y satisfecho, pero sobre todo tranquilo de cara a la maratón en este mismo lugar en febrero. Si las circunstancias externas lo permiten  todo debe salir según lo previsto. 

            A continuación pongo los datos de mi clasificación y más abajo el track que registró el GPS.

Leer más...