Media Maratón Valdelacalzada en Flor 2024. Preparado para maratón.

        A dos semanas para la Maratón de Badajoz se presentaba esta Media Maratón Valdelacalzada en Flor,  en buen momento para medir realmente en qué situación física me encuentro para disputar esos 42 kms en los que llevaré el globo de las 3 horas.


Paso por el 10K en 39:42. Foto: Ayuntamiento de  Valdelacalzada.

      Nada se ponía de cara para poder estar en Valdelacalzada este domingo: asuntos familiares, algo de resfriado amenazando ir a más y, para colmo, amanece el día con vientos de casi 30 km/h y una cortilla de lluvia fina. Invitaba a rendirse y no ir, pero estas circunstancias desfavorables son las que realmente te curten como atleta y deportista... esa sensación de que nada te frena.

         Llego con tiempo a retirar el dorsal, y como es pronto me meto en el coche para no estar tanto tiempo expuesto y agravar el resfriado. Salgo y me cambio con el tiempo justo para calentar 15 minutos y llegar a punto a la salida. Pero una vez todos colocados y con el dedo en el "start" de nuestro reloj nos avisan que no ha llegado la ambulancia y la carrera se retrasa 10 minutos.

        El único objetivo es salir de esta carrera con buenas sensaciones, y me planteo un ritmo inicial de 4:00 y chequear qué es lo que hay en las piernas sobre el terreno. Sólo corrí esta carrera en la edición de 2016, con la compañía de los amigos Fran Cano y Paco Arrobas.

Podium Master C con Casi y José Manuel. Foto: Francis

          Empieza la carrera con las dos pruebas a la vez y siguiendo el mismo circuito, la media maratón y el diez mil, por lo que el grupo inicial es nutrido. Me preocupo de encontrar mi ritmo, mis sensaciones, que inicialmente las encuentro al ritmo que había pensado antes de empezar.

          Con la ayuda del viento frontal en los primeros kilómetros se van formando pequeños grupos. Yo voy alternando posiciones con Jose Parejo, Jorge Sierra y otro compañero al que le costaba más aguantar el ritmo y al cual, cuando me dijo que iba para el 10k, le sugerí que "chupara rueda" sin problema y consiguiera su objetivo sub 40.

          Por delante, a unos 20 metros un grupo de 4 o 5 atletas a los que podríamos llegar si las fuerzas acompañan. Y así llegamos a una curva cerrada a la derecha en asfalto aún que nos posiciona con viento a favor. El cuento cambia.

          Lógicamente el correr es más fácil y bajamos a ritmos de 3:55. Esta hace que progresivamente nos acerquemos al grupo delantero hasta que lo alcanzamos y rebasamos. En este punto Jose se va hacia adelante, le sigue uno de los integrantes del grupo que hemos alcanzado y por detrás nos quedamos Jorge y yo juntos, y juntos pasaríamos por primera vez por el arco de meta, en donde terminaban los del 10k. Esos 10 primeros kilómetros se hacen en 39:42.




          Se despeja la carrera por delante, sólo quedamos los de la media. Tenemos a Jose Parejo por delante a unos metros y yo inicio la segunda parte de la carrera con Jorge, pero éste parece estar más fuerte por lo que le animo a que no me espere. Después de un km y algo me descuelgo de él, le digo que voy a recuperar sensaciones que me siento justo para terminar con garantías.

         Aún así le mantengo a tiro todo el tiempo hasta que unos kms más adelante llego hasta él de nuevo y se produce la situación contraria. Cada km que pasa voy ganando en confianza, los entrenos de maratón están haciendo su efecto en cuanto a resistencia. Siguiendo corriendo por sensaciones llegaré bien a meta.

          A la altura del km 15 alcanzo a Jose y ahora voy yo en la delantera del trío, en el que nos seguimos unos  otros haciendo la goma pero sin descolgarnos. No me preocupa quién queda delante o detrás, me ocupo de mantener la concentración y que las sensaciones sigan siendo positivas.

         A partir del km 16 me siento fuerte, como si estuviera entrenando tranquilamente por mis circuitos, pero es en el km 19 cuando volvemos a hacer un giro que nos planta de frente al viento hasta llegar a Valdelacalzada. El ritmo es casi de 4:15 pero quiero mantener la misma intensidad, hasta que entramos en el pueblo, volvemos a asfalto y entramos en el último km, siendo momento de vaciarse.

          Me sobrepasa Jose de nuevo, e intento aprovechar su estela para llegar fuerte a meta. Tras un poco de confusión en un cruce vamos llegando a meta por lo que aprieto los dientes para llegar lo más rápido posible sin intención de disputar la posición.

          Cruzo la meta en un tiempo oficial de 1:24:17, que supone un 7º puesto en la clasificación general y un 3º de master C que me da derecho a subir a podium.

          En resumen, buenas sensaciones e inyección de confianza de cara a la maratón. Me voy contento de Valdelacalzada concluyendo que ha salido una buena carrera.

Leer más...
Blogger Tricks

San Silvestre Pacense 2023. Fin de año en positivo.


       "Las tradiciones están para cumplirlas" se dice por ahí y hay una tradición runner muy extendida que consiste en terminar el año corriendo, ya sea entrenando o compitiendo. Fiel a este lema, aproveché que en este último día teníamos la San Silvestre Pacense a las "puertas de casa" y así, además de cumplir la tradición aprovechaba para comprobar los progresos.



Km 3, por el parque. Foto: FotoBadajoz


           Después del Guadiatón de hace dos semanas, en donde completé los 10k en 38:40, me fijé como objetivo una mejora de al menos 20 segundos en la misma distancia para esta San Silvestre, aunque he de confesar que antes de tomar la salida hubiera apostado en quitarle más tiempo a esa marca.

         Las primeras horas de la mañana son de una niebla muy densa pero sin excesivo frío, pero a medida que se acercaba la hora de la carrera la niebla iba levantando dejando paso a una incómoda brisa provocando una sensación térmica de bastante frío.


          Tras tomarme mi tiempo en un calentamiento tranquilo me voy hacia línea de salida. Vista la dirección suroeste del viento (10 km/h), la estrategia es llegar lo más entero posible al giro del km 6,5. A partir de ahí el viento ayudaría todo lo que antes habrá molestado, pero si se llega sin piernas a ese punto de nada valdrá la ayuda. Me marco no correr más rápido de 3:45 el km, a la postre se vería que pecaba de optimismo.

         La salida es limpia y en seguida me ubico en mi lugar en la carrera sin necesidad de adelantar a ese grupo de corredores que suelen tomar la salida a tope. Pronto me encuentro ahí con Alberto, amigo con el que suelo compartir kms en competiciones, como en esta ocasión  haríamos más de media carrera juntos.

         Corremos por el Parque del Guadiana, hacia el puente de la Autonomía, el aire es favorable y tengo que contenerme para no pasarme de ese ritmo establecido. Pero la historia cambia al llegar al final del parque y volver por el camino de tierra, ahora con el viento en contra continuamente durante 5 kms.


Llegando a meta exhausto. Foto: Ana García 


          Con la misma intensidad el ritmo ahora ronda los 3:50. Por ese lateral del parque sigo corriendo con Alberto con la dicotomía de correr lo más rápido posible chequeando en cada instante la energía para no vaciar las reservas antes de meta. 

         A la altura del km 3 alcanzamos a dos corredores. Inicialmente me protejo detrás de ellos pero al poco los rebaso y me pongo por delante, aunque ellos se quedan detrás y no se descuelgan.

          Hemos llegado al final del parque y nos encaminamos a la carretera del azud. 2,5 kms de ida y otros 2,5 de vuelta. Hasta aquí he llegado "vivo" pero llega la cosa se complica ahora. Carretera llana pero muy abierta, sin obstáculos, lo cual hace que el viento de frente reduzca aún más el ritmo, siendo este sector de ida el más lento de toda la carrera con ritmos medios de 4:00. Alberto toma la delantera y yo sólo puedo mantenerme tras él, intentando al menos ponerme junto él para también servirle de ayuda pero sin éxito. Hemos alcanzado a Javi Fernández, que parece que nos ha esperado pues es capaz de ponerse a marcar el ritmo.


Foto: Ana García 


           Hay que tener cabeza fría y asumir que no es posible correr más rápido hasta que no vengamos de vuelta. Los dos corredores que adelantamos en el parque se mantienen detrás nuestra, ya que no hemos conseguido meter un ritmo que los haga descolgarse. Llegando al final de la carretera empezamos a cruzarnos con los primeros lo que nos espolea y nos hace correr un poco más rápido.

           Al cruzarme con mi amigo Juan me dice algo que no entiendo en su totalidad pero sí me llega la clave de su mensaje: "llegar hasta el giro", que interpreto que a partir de ahí la carrera es otra. Efectivamente así fue.

           Fin de carretera, giro de 180º para buscar el parque y ahora viento a favor. La gente empieza a soltar lo que tiene guardado. Alberto se va hacia delante, y me adelantan los atletas que iban detrás. A pesar de correr ahora por debajo de 3:50 sólo puedo mantenerles la estela.

            A la altura del km 7 paso un momento crítico, más mental que físico, en el que tengo la sensación que no voy a llegar a meta y casi me veo parando. Pero aguanto intentando evadirme en otros pensamientos o simplemente concentrarme y no pensar nada. Javi me dice que me ponga tras él para aprovechar el ritmo y eso me saca del momento crítico, aunque casi lo tiro al suelo al tropezar nuestros pies.


Hasta aquí llegó 2023. Foto: Ana García 


          Al km 8 la sensación es distinta ya que, aunque corremos cada vez más rápido, las piernas van fluidas con una respiración más estable. Me encuentro mejor y espero el momento en que volvamos a entrar al parque. A partir de ahí faltarán unos 700 metros en los que bastará con apretar los dientes. 

        Este último km es el más rápido de todos, a 3:42, para entrar en meta exhausto en un tiempo de 38:18 sin ganar ni perder ninguna posición más. La posición final no la tengo muy clara, tampoco hay clasificación oficial, pero entre el 16º y el 20º.

           No es la previsión optimista de bajar de 38 minutos pero sí cumplo la previsión realista, la que decía que la progresión lógica serían unos 20 segundos sobre el pasado Guadiatón, cerrando así con saldo positivo el 2023.

         

Leer más...

Guadiatón 2023. Una clásica por Navidad

      Cada época del año tiene sus carreras que son las denominadas "clásicas", y con la llegada de las fiestas navideñas una de las clásicas  que me gusta meter en mi calendario de competiciones es el 10K del Guadiatón.

Foto: Ana Mª García

       Circuito llano, bien medido y siempre con buen nivel competitivo es raro que no salga una carrera rápida si la climatología acompaña. Hoy amanecía como un día impresionante para correr, soleado, fresquito y viento cero, pero a medida que se aproximaba la hora de tomar la salida se levantó una ligera brisa que posteriormente sería un incordio en carrera.

       La salida se toma puntual con más de 250 personas. Esta vez intento "apretarme" un poco para que no me adelante tanta gente en la salida y me suponga un trabajo extra posterior. La carrera ideal sería al estilo de lo que sucedió quince días atrás en Barbaño.

            En los primeros kms me encuentro corriendo a unos ritmos que rondan los 3:50 y en los cuales me encuentro cómodo. Busco encontrar el grupo de corredores adecuado que facilite mi carrera, pero ocurre varias veces que alcanzo a un grupo y me resguardo detrás, pero no me siento cómodo porque me siento frenado, así que sigo a mi ritmo hasta llegar a otro grupo. 

Foto: Ana Mª García

         Terminando el km 3 me pasa esto por última vez y me encuentro corriendo sólo, y con una serie de atletas detrás mía. Pero ahí, en ese punto, se define el grupo que iba buscando. Nos juntamos tres corredores, uno de ellos va haciendo su "juego" con acelerones que parecía que nos dejaba y después vuelta a ponerse en la parte trasera, y otro chico que iba corriendo a mi par, con unos relevos más coherentes.

      Aquí son 4 kms, del 3 al 7, en los que esa brisa que antes comentaba actúa como "mosca cojonera". No frena en exceso el ritmo pero está suponiendo un esfuerzo extra, así que hay que correr con cabeza y no vaciarse aquí para llegar con fuerzas al último tercio de carrera.

         Esos 4 kms son una pelea mental esperando que llegara ese giro a la derecha en el km 6,5, que suponga viento y ligera pendiente favorables. El entorno de la carretera en la que corremos, como lo es en toda esta comarca, está libre de obstáculos que te proteja del viento. 

       Miro el reloj por momentos para ver a qué velocidad corremos y está por los 3:55. Más lento de lo que hubiera deseado pero suficiente para estar satisfecho de mi carrera. La esperanza está en que llegada "esa curva a la derecha" la carrera será más rápida.

       El avituallamiento del km 5 no lo cojo porque creo que no me va a hacer falta. Ahora en frío analizo que la verdadera razón es que no iba "fino". Y por fin hacemos ese giro a la derecha.

Foto: Ana Mª García

        Más que acelerar lo que hago es aprovechar para recuperar sensaciones. Es en este momento cuando los dos chicos que me acompañaban se marchan por delante y, además, me adelantan Nino y otro atleta que vienen de detrás. Aunque no me esmero en perseguirlos esto, sumado a la entrada en el pueblo y el ánimo del público, hace que el km 8 sea el más rápido (3:46).

      A partir de aquí es aguantar el tipo hasta meta. Intento suavizarlo pensando que esos dos km suponen menos de 8 minutos más. Pensar en tiempo me hace creer que la agonía del esfuerzo acabará antes.

       El atleta que me adelantó previamente con Nino está al alcance. A poco que me recupere le puedo ganar el puesto antes de meta, pues estimo que puede ser de mi categoría. En concentración máxima avanzo, evadiéndome de lo que me queda, sólo corriendo, y así llega el último km.

        Voy sufriendo pero sin bajar el ritmo. "Aguanta que son dos calles", me digo, porque sé que cuando lleguen contrameta y recta de meta todo estará hecho. Y ahí están por fin, aunque el atleta de delante es inalcanzable.

           Y ahora sí, recta de meta, que por cierto, no la recordaba tan larga. Y ahí entro en un tiempo oficial de 38:39, 35º de la clasificación general y 6º de mi categoría. Tiempo que hay que analizarlo objetivamente para saber apreciarlo, por es cierto que aquí he tenido carreras mucho más rápidas, pero la situación ahora es otra sumado a que llevamos mes y medio de entrenamiento. Por tanto, contento.

            Próxima parada San Silvestre Pacense.

Leer más...

8k Barbaño Corre 2023. Buenas sensaciones tras el caos inicial.

         La cercanía del fin del año y el prematuro ambiente navideño, hablando deportivamente, nos traen al calendario un sin fin de San Silvestres. Pero cuando hablamos de estas fiestas no podemos evitar relacionarlo con el Circuito de Carreras Run Navideño que se organiza en la comarca de Vegas Bajas. El pasado domingo aproveché para disfrutar y competir en una prueba de este circuito, el 8K Barbaño Corre. 

Km 2. Intentando buscar mi sitio tras el caos. Foto: Fran Cano

             La mañana amanece fría y con niebla. Mi amigo Fran, que me acompaña, me pregunta si de verdad el cuerpo me pide competir. Realmente no me apetecía nada ponerme de corto y en tirantas y exigirme físicamente, pero no tenía dudas de que una vez empezara a calentar mi percepción iba a cambiar.

          Me dispongo a tomar la salida con muchas dudas de lo que sería capaz de hacer. La estrategia de entrenar a bajas pulsaciones y, por tanto, a bajos ritmos, me hace pensar que no voy a estar preparado para ritmos altos que no "toco" entrenando. Sumamos el poco más de un mes desde que retomé los entrenos después del voluntario descanso físico de octubre.

Fran me acompañó a pesar de no competir

             Los primeros metros constan de un callejeo por esta pedanía de Montijo. Como siempre hay mucha gente delante mía pero más que nunca hoy sólo me preocupa mi carrera y no las posiciones. Estábamos aún en el primer kilómetro, con un pelotón estirándose poco a poco, cuando llega el caos.

               En una bifurcación de caminos claramente señalado con una flecha, el chico de la bicicleta que va abriendo la carrera toma el camino equivocado. Al menos 30 personas toman el desvío erróneo. Nos dimos cuenta justo cuando pasaba yo por esa intersección.


               Momento de no saber qué hacer, porque parece claro cual es el camino correcto pero ¿cómo no va a saber alguien de la organización el camino correcto?. Algunos nos paramos y gritamos a los de delante que se han equivocado. Se paran y retroceden a tomar el camino bueno. A su vez, a todos aquellos que habían pasado por el camino bueno y ahora abrían la carrera le pedimos que se esperen a que lleguen los de cabeza, pero como el que oye llover.

           Después de esperar un momento para favorecer que me adelanten los que se habían equivocado empiezo otra vez a correr con intensidad. Este primer km sale a 4:13, lo cual va a desvirtuar el ritmo medio de la carrera.


Terminando el km 6 llegaría lo más difícil. Foto: Fran Cano.

          En segundo km es un camino que rodea al pueblo. Hay una maraña de gente, entre los que iban ya conmigo, los que van recuperando posiciones y los que corrían más lentos pero habían aprovechado la equivocación; pero poco a poco se van depurando las posiciones y organizando el pelotón. Completada la vuelta al pueblo pasamos otra vez por el lugar del caos y esta vez sí tomamos  bien el camino que antes era el equivocado.

         En el tercer km salimos del pueblo. Siento que voy a un ritmo bueno y que lo aguando bien. Alcanzo a algún corredor y a algún grupo en el que inicialmente pienso quedarme. Un corredor de este grupo parece que se incomoda al ponerme en la parte delantera del grupo y acelera el ritmo para seguir marcando él el paso de todos, así que me quedo detrás suya para desgastarme menos. Ese tercer km sale a 3:44.

Entrada en meta. Foto: Fran Cano

         Tomamos un giro a la derecha para correr por otra carretera. Aunque el viento no es fuerte (7,5 km/h) aquí da de cara y se nota. Durante un recta de dos kms lo tenemos presente pero sabiendo que, como nos estamos alejando del pueblo, a la vuelta va a ser favorable. Entre el tiro yo o tiras tú los dos nos quedamos solos y el resto del grupo se queda. Lo que más me ocupa ahora es un chequeo constante de fuerzas y energías, ya que hacía tiempo que no rodaba a estos ritmos y no quiero "pasarme de rosca" y pagarlo mucho antes de llegar a meta. 

        Tras estos dos kms de viento desfavorable, ambos a ritmo de 3:46, giramos de nuevo a la derecha en un giro casi de 180 grados para volver al pueblo ahora con el viento a favor. El correr es ahora bastante más fácil y me tengo que controlar varias veces cuando veo que corro a 3:40 o más rápido porque sé que no es mi nivel en este momento y no lo voy a aguantar. Ahora soy yo el que corre delante y el otro atleta el que me sigue y, por su respiración, parece que con dificultad. A unos metros hay otro atleta a tiro. Al más mínimo flaqueo podría alcanzarlo. 

Podium Master C. Foto: Fran Cano

       A pesar de intentar controlarme, este sexto km sale a 3:39 y nos deja a las puertas de Barbaño. Este km7 es el que se me va a hacer más difícil mantener el ritmo. Mi compañero de viaje me ha vuelto a adelantar y me da ánimos para seguir pero esta vez se me va unos metros de más. Sé que si sufro este km entero, el siguiente y último lo corre el corazón y sale rápido sí o sí. Lo consigo completar en 3:48.

       En el último km recupero otra vez el ritmo, empujado por el sonido cercano de la megafonía de meta. Me acerco de nuevo al mismo corredor pero voy tan centrado en mí que no me planteo ni un solo esfuerzo en adelantarle y así sería hasta el final. Las piernas duelen pero a estas alturas de carrera uno no se guarda nada. Calle por aquí, otra calle por allá y, por fin, recta de meta y terminando casi sin aliento haciendo el último km a 3:41.

En meta con el amigo Juan Parejo. Foto: Fran Cano

       Tiempo final de 30:05, a una media de 3:48 min/km, siendo 14º en la clasificación general y 3º de categoría junto a los amigos José Manuel Cabrera y Casi Rodríguez.

         Saldo positivo me da esta carrera, pues denota una progresión en las dos últimas semanas, desde la carrera de Cheles. Dentro de otras dos semanas tendremos la oportunidad de volver a medir nuestras posibilidades en el tradicional Guadiatón de 10 kms.

      

       

          

       

Leer más...

18º Carrera Popular de Alqueva. Carrera en solitario para un cuarto puesto.

       Habiendo empezado a entrenar de nuevo a principio de noviembre, con sesiones suaves y muy contenidas, con mejoras lentas pero asentando las bases para seguir "construyendo" a medio y largo plazo, y metiendo alguna competición para medir los progresos y a la vez divertirnos, se ha presentado esta 18º Carrera Popular de Alqueva, en Cheles.


Ultimos metros de la carrera. Foto: Fran Cano


       Inicialmente prevista para el 29 de octubre, finalmente esta prueba se aplazó hasta hoy 19 de noviembre, lo que me permitió poder correrla pero quizás haya sido uno de los motivos de la baja participación de atletas en comparación con ediciones pasadas. Esta prueba siempre fue una clásica en el calendario de carreras en la provincia de Badajoz.

        El día amanece con niebla espesa pero la temperatura es agradable y no hay apenas viento. Viajo con Isra y Fran pues la familia no pudo acudir por razones familiares. Las condiciones son idóneas para correr.

Llegando al giro de 180º. Foto: Fran Cano


           Sin más pretensión que ver la progresión respecto del último 10k en la Carrera del Cancer en Badajoz de hace dos semanas nos plantamos en línea de salida. Por cierto ¡vaya forma de dar la salida!. Llega un señor a la zona de salida mirando el móvil y de buenas a primeras, medio en broma, dice "venga ya, salid". La gente empieza a correr sin dejar de mirarse para ver si realmente era la salida o falso aviso. Era la salida real. Salvo eso, la organización impecable, aunque yo le daría una vuelta a la promoción previa de la carrera y al sistema de inscripción.

          ¡Empezamos! Dos vueltas de 5 kms por delante y aparentemente sin gran nivel competitivo. Aunque mi objetivo es ir con cautela y no pecar de optimismo los dos primeros kms salen a 3:39 cada uno, motivado principalmente porque se corren con perfil favorable.


El regreso al pueblo era más costoso. Foto: Fran Cano


      Abren la carrera Juan Manuel, un atleta de Villanueva, y mi amigo Isra Mata, unos metros detrás otro duo con Jorge y otro atleta, y posteriormente yo, en solitario, sin nadie por detrás amenazando alcance. Realmente Jorge está corriendo el 5k, por lo que mi posición real en carrera es 4º.

       A la altura del km 3 ya baja considerablemente mi ritmo, porque se acaba el punch de la salida y porque de vuelta al pueblo, tras el giro en el pantano, el perfil ya no es tan favorable. Las posiciones están bastante definidas por delante y por detrás como para saber cómo va a acabar la carrera en estas primeras plazas., por lo que trato de hacer mi carrera sabiendo que, salvo accidente, acabaré cuarto y corriendo sólo hasta el final.

Llegada a meta. Foto: Organización

      De aquí en adelante sin mucha más historia más, salvo el mencionar lo duro que se me hizo el último km y medio. Bastante lento este último tramo, aunque en recta de meta aprovecho la bajada para entrar en público con una zancada aceptable y digna de un cuarto puesto.

        Tiempo final de 39:42, con un 4º puesto de la clasificación general y 1º de mi categoría. Completamos así la octava participación en esta carrera, lejos de los tiempos de antaño pero disfrutando igual de esta carrera. Mi mejor tiempo aquí fue un 36:02 en 2018.


Podium de categoría. Foto: Fran Cano

         Seguimos entrenando para ir mejorando poco a poco con el objetivo a lejos de la Maratón de Badajoz en marzo. Posible próxima parada el 8k de Barbaño dentro de dos semanas.

Leer más...

La Carrera Solidaria "Badajoz Contra el Cáncer" como punto de partida

        Hay momentos en que nos gustaría tener un botón de "reset" como los aparatos electrónicos para, cuando algo no funciona, reiniciar motivación, entusiasmo y energías. Pero como no es así, para conseguir algo parecido es necesario tomar un descanso prolongado, como el que yo me he tomado justo antes de esta Carrera Solidaria "Badajoz Contra el Cáncer".


Km 4,5 en donde me quedo solo. Foto: Fotobadajoz


          Ha sido casi mes y medio de descanso con el único objetivo de darle al cuerpo descanso y volver a correr y competir con buenas sensaciones. Retomé esta semana y sin apenas entreno he corrido esta carrera sin más pretensión que fijar un punto de partida para, a partir de ahí, volver a construir  un buen estado de forma física y ser de nuevo competitivo. 

              Mañana despejada y con algo de viento, aunque algo leve para lo que hemos sufrido esta semana. La idea inicial es salir contenido, a ver qué quieren hacer las piernas e ir poco a poco incrementando el ritmo si hay buenas sensaciones, siendo consciente de que se está en baja forma física. 

      Pero a punto de tomar la salida se "inician los contactos para crear alianzas de carrera". Los amigos Cardesa y David Arasa me comentan que tienen idea de iniciar a un ritmo de 4:00. En principio me parece ambicioso pero no lo descarto, a la espera de ver cómo se van desarrollando los hechos.

        Al tomar la salida tengo bastante gente corriendo delante pero con paciencia voy adelantando  cuando encuentro huecos hasta poder encontrar mi sitio de carrera. Al poco llego hasta Cardesa y me quedo ahí con él ya que este circuito a dos vueltas y con algo viento no es muy adecuado para correr solo.


Primer paso por meta. Foto: Rosa


        Ya en la carretera hacia el Club de Piragüismo, algo delante nuestra, Arasa y Guillermo que ven que vamos justo detrás y nos esperan para hacer un grupo con más ayudas. Así cumplimos la alianza que antes comentaba en línea de salida.

       El ritmo que llevamos (3:50-3:55) en grupo es más rápido que lo que hablamos antes de empezar y también más rápido de lo que yo desearía pero, a sabiendas de no poder mantenerlo hasta el final, me va a ser de gran ayuda para ir ganando tiempo km a km y después "remar" hasta meta con lo que haya.

       Por momentos haciendo la goma y por momento volviéndome a enganchar completo la primera vuelta casi entera con ellos. Justo antes del primer paso por meta me quedo atrás definitivamente y va a tocar encarar los últimos 5 kms solo, pero ya llevo un colchón de tiempo ganado pues el ritmo medio hasta ahora ha sido de 3:54.

        A partir de aquí intento fijar una intensidad alta pero sostenible. El ritmo ha bajado pero se va manteniendo algo por debajo de 4:00 y de esta forma consigo ganar una posición y por delante veo al amigo Rafa Barreto. Para llegar hasta él me aprovecho de la estela de Victor Parra, que me acaba de adelantar y no he sido capaz de seguir.

         Ya estoy con Rafa y giramos 180 grados para encarar los últimos 2,5 kms con viento a favor. Empiezo a notar el esfuerzo y las piernas me piden bajar la intensidad. Veo a Rafa más entero y le pido que no me espere, que siga con su carrera, pero él insiste en terminar juntos la carrera por lo que me veo en la obligación de apretar más los dientes y no rendirme.

         Curva tras curva, sector a sector vamos completando juntos los metros que faltan, sabiendo que el sub 40 minutos está prácticamente conseguido. Le digo a Rafa que entre él primero en meta, ya que me ha estado ayudando y esperando, que por lo menos se plasme en la clasificación a lo que también se niega.

         Últimos metros por fin. Con mucho esfuerzo he conseguido no claudicar. En meta me aseguro que Rafa entre un paso por delante mía, pero extrañamente en la clasificación aparezco por delante suya.

          Finalmente completo los 10 kms con un tiempo oficial de 39:24, el cual no me hubiera imaginado al tomar la salida después de tanto tiempo de descanso y sólo una semana de entrenos. Un buen punto de partida de referencia para ir mejorando en el futuro próximo.

        

Leer más...

Circuitos para correr en Badajoz (II). Parque del Rivillas.

      El Parque del Rivillas es un precioso espacio que se extiende por varios barrios de Badajoz, pero tiene un origen trágico, y es que está ubicado a ambos márgenes de los ríos Rivillas y Calamón, en donde en 1997 una crecida de estos ríos inundó las casas que entonces allí estaban construidas, llevándose muchas vidas por delante.



      Con el fin de que esto no volviera a suceder en un futuro se produjo la demolición de aquellas viviendas y en su lugar se creó una estupenda zona verde con varios kilómetros de caminos, vegetación, columpios y aparatos de gimnasia pensados para la tercera edad. Antes de que se fundara el famoso Parque del Río Guadiana en 2015, ésta era una de las zonas con mayor afluencia de runners en Badajoz.

         El circuito completo comprende 6,5 kilómetros de caminos de tierra, aunque para poder completarlos es necesario salir del parque muy brevemente en dos ocasiones, Esto es así porque para pasar de una margen del río al otro es necesario subir a los puentes con tráfico rodado que lo cruzan.


           Son varios los aspectos positivos que nos pueden hacer decidir esta zona para realizar nuestro entrenamiento: 

  • Camino de tierra natural, sin hormigón o cemento debajo.
  • Zona verde bien cuidada y buen mantenimiento.
  • Prácticamente llano.
  • Dispone de fuentes en las que poder beber.
       En cambio, también hay factores que nos pueden echar para atrás y declinar entrenar por allí:
  • En verano, coincidiendo con las altas temperaturas y el bajo nivel de los ríos, hay zonas en las que hay un olor desagradable. Aún así son puntos muy concretos.
  • La iluminación es escasa o casi nula. Cuando es de noche se hace complicado correr, ya que aunque nos conozcamos el circuito de memoria es posible pisar una zona irregular y tener un accidente.
  • Cuando cae la noche, sobre todo en verano, es posible encontrar pandillas en algunos bancos a los que les gusta hacer la gracia cuando tú pasas corriendo.

      

    Si te parecen pocos kilómetros, puedes dirigirte desde este circuito hacia el Puente Real, cruzarlo y volver por el otro margen del río, por el Circuito del  Parque del Río Guadiana, hasta el Puente de la Autonomía que también cruzarías para volver al Parque del Rivillas. Resultarían unos 14 kms.

      En épocas de preparación de maratón, para hacer una tirada kilométrica, podemos unir este circuito con el de la plataforma, río abajo, resultando un total de 32 kilómetros.


       Desde este parque también te puedes dirigir a uno de los circuitos más escarpados y emblemáticos que te puedes encontrar por Badajoz, conocido como el Perímetro. 

       Sin duda entrenar por el Parque del Rivillas es una muy buena opción para correr tranquilamente por un entorno verde muy agradable. A continuación tienes el enlace de Strava de este circuito.
























Leer más...

La Carrera Popular de Valdebotoa 2023 siempre nos pone en nuestro sitio.

      Recién entrados en septiembre nos ha llegado la meteorología otoñal, tan bienvenida después de las altas temperaturas  de semanas atrás y, como es tradición casi todos los años, también ha llegado la Carrera Popular de Valdebotoa, en su decimosexta edición. Un 10k rápido y que ha contado con buena participación y corredores de gran nivel deportivo.


Con Ricci, Juan y Gerva en el km 1. Foto: Ana Mª García


        Antes de la salida me comentaba mi amigo Rafa Barreto que viendo las "liebres" que había por allí iba a tener mucha materia para completar la crónica de la carrera. Le dije que iba a ser difícil sin dar nombres, a lo que me contestó que dejara atrás esa tontería ya que nadie se va a molestar. Así que allá vamos, un mes después de mi última carrera en Villar del Rey.

       Con una temperatura muy agradable y una brisa en aumento que amenazaba lluvia se daba la salida pocos minutos después de las 10:00 horas. Mi estrategia inicial era la de un ritmo sostenido hasta el cambio de sentido en el km 5,5, y a partir de ahí empezar a dar todo lo que hubiese por entonces.


         Desde el inicio se forma un grupo casi pactado en la salida con Ricci, Juan Villa y Gerva con intención de hacer un ritmo medio de 3:45. No llevábamos ni un kilómetro cuando empiezan a caer las primeras gotas y parece la carrera va a ser pasada por agua.

          El primer km es de callejeo y en el segundo ya nos dirigimos a la pista, en donde tendra el verdadero desarrollo de la carrera. En ese segundo kilómetro han llegado por detrás otros atletas, como el amigo Luis Alves y poco después, hemos dado alcance al grupo en donde corre Juan Parejo. Se forma un grupo numeroso en el que se puede correr relativamente cómodo.

         No nos equivocamos al principio y, sin mirar mucho el reloj, a la altura del km 3, ya llevamos una media de 3:45. Otros atletas toman la iniciativa y yo me resguardo dentro del grupo para no minar las fuerzas con toda la carrera por delante.

Llegando al giro de 180º en el km 5,5. Foto: Tina Ramos.


         Sobre el km 4, Ricci y yo nos encontramos marcando el ritmo del grupo y en un momento percibo que el grupo se está estirando y hay atletas que se están quedando. En principio es buena señal pues no tengo la percepción de ir al ataque, sino de ir manteniendo el ritmo y no pasarme.

          Cuando nos estamos acercando al km 5, Ricci va delante y yo hago esfuerzos por seguirle hasta que llega un momento que me desengancho. Parece que voy a hacer la carrera en solitario hasta el final pero un poco más adelante, cuando hacemos el cambio de sentido para volver por la misma carretera, veo que la distancia con los de detrás es mínima.

Llegando a meta. Foto: Ana Mª García


         Tan mínima que al momento Luis me ha alcanzado con otro dos atletas, por lo que somos un grupo de cuatro jugando al "gana o revienta". Porque por momentos uno va tirando del grupo y parece que se escapa pero no lo hace y se queda detrás que parece que no va a seguir. Aunque todo sea dicho, el que peor pinta tenía en ese grupo era yo, ya que me estaba costando Dios y ayudo mantenerme ahí y mi respiración me delataba.

          Pero íbamos recorriendo metros y ahí estaba yo aguantando, siendo consciente también de que iba chupando rueda de los compañeros por mi incapacidad para dar un relevo. Luis, dándose cuenta, me animaba a no quedarme atrás.

            Vamos ya por el 8 y es el último km crítico. Tengo que aguantar aquí un km más porque en el 9 ya estamos en el pueblo y "duele" menos. Y así, al cobijo del Luis y otro atleta de Santa Marta salimos de la pista y nos encaminamos al pueblo. 



           Hubiera sido una buena oportunidad de entonarse en esa leve bajada e intentar ganar posiciones, pero no quería ni podía. No me parecía legal dar un hachazo a quienes había estado "chupando rueda" desde varios kms atrás pero es que, si hubiera querido tampoco tendría fuerzas para hacerlo.

            Así que me centro en completar ese km de forma decente y no estropear más el ritmo medio que, a esa altura de carrera era de 3:47. Como preveía, ese último km dolió menos  y al cruzar la meta continué corriendo unos metros más hasta que mi GPS marcó 10 kms, completando esa distancia en un tiempo de 37:51 y 19º de la clasificación general.

          Finalmente no me alejé mucho de mi estimación de ritmo medio, pero no os voy a engañar de que me frustra que en mi cabeza estén programados mis ritmos de siempre y, en cambio, mis piernas tratan de convencerme de que aquello ya es historia. Probablemente sea así, sean ya historia, pero a empeño no me gana nadie y trabajaremos para acercarnos a la sombra de lo que fuimos.

Leer más...

35º Cross Peña del Águila. Cuando el tiempo final no marca el éxito de una carrera.

        Es curioso como en una misma prueba, repitiendo el mismo recorrido, un año haces un tiempo bueno y no terminas contento y al año siguiente, tardando un minuto más en cruzar la meta, te vas muy satisfecho a casa. Y es que al final, la percepción que te queda de tu carrera guardan relación con las sensaciones que hayas tenido durante la misma. Básicamente esto es lo que me ha pasado este año en el 35º Cross Peña del Águila.

Podium categoría E. Foto: Oscar Palomo


    Al finalizar la carrera comentábamos algunos corredores cómo esta prueba tiene algo especial que te engancha un año tras otro, y eso mismo es lo que me trajo un año más a estar en la línea de salida en Villar del Rey. No era especialmente optimista, pero venía la motivación de la remontada física que estoy experimentando últimamente después de unos meses poco alentadores.

     En los prolegómenos algo de calentamiento y saludos a los amigos y amigas que normalmente sólo nos vemos en los entrenamientos y las carreras.

      ¡Tomamos la salida! La estrategia es dosificar pensando en la dura subida del km8 (la carrera es de 11 km). En los primeros metros se empieza a destacar el reducido grupo que opta a ganar la carrera. A continuación otro grupo de unos 20 atletas y unos segundos después yo.




       Sin intentar alcanzar a ese grupo grande consigo llegar hasta ellos unos metros antes de pasar por la línea de meta, a la altura del primer kilómetro. Pienso en quedarme ahí detrás para correr cómodo pero adelanto a algunos atletas con facilidad.

        Empezamos a salir del pueblo y poco a poco voy rebasando a gente de aquel grupo de veinte. A lo lejos, más adelante, se ve otro grupo de elegidos, el segundo grupo tras la cabeza de carrera,  pero sé que son inalcanzables. Yo mientras a lo mío, que no es otra cosa que mantener las buenas sensaciones iniciales. Para ello no pienso en posiciones y sólo corro para mí, pero ello me lleva a adelantar a todos aquellos que iban justo delante en el primer kilómetro.

        A la altura del kilómetro 3 un atleta se ha enganchado a mí, y otro corredor va delante mía a pocos metros. A partir de ahí el vacío hasta los inalcanzables.

Cruzando el muro de la presa. Foto: Lali Orrego


      Después de un par de kilómetros de caminos irregulares tocamos otra vez asfalto. En este punto el corredor que me seguía se ha desenganchado  y el que estaba por delante lo tengo ya ahí. Al poco tiempo lo rebaso en una curva la cual yo la corro por dentro y él, inexplicablemente, por fuera. Quizás lo hizo a propósito para correr detrás mía y que yo le marcara el ritmo.

         Corremos juntos durante un km, aunque llevando yo la iniciativa. No me preocupa mucho que me adelante y se marche, porque mis sensaciones son buenas y mi éxito será llegar así hasta meta. Al llegar al muro echo un vistazo atrás y veo que no viene nadie.

          A la altura del km 8 recién hemos cruzado el muro y encaramos la corta pero muy dura subida que marcará el desenlace final. En los primeros metros de rampa siento que mi acompañante se empieza a descolgar. Yo subo decidido y podría hacerla corriendo pero a pesar de que el otro atleta está muy cerca decido caminar unos metros pensando en que bajar pulsaciones me dará el impulso justo para llegar fuerte a meta.

Por la zona de caminos. Foto: Maribel Carballo


         La decisión parece acertada. El chaval se piensa que he flaqueado y aprieta el ritmo hasta llegar hasta mí de nuevo, pero ahora empiezo a correr más suelto y antes de terminar la subida ya no lo escucho y, tras la meta volante, arriba del todo, 2 kilómetros de bajada a tumba abierta hasta el pueblo.

           No me exprimo bajando pero tampoco me freno, por lo que es la propia inercia de la bajada la que me hace correr por debajo de 3:20. Estos datos de ritmo los veo al finalizar la carrera ya que durante la misma no quise mirar el reloj para no agobiarme y que la cabeza me jugara una mala pasada.

          Mucho tienen que correr por detrás para alcanzarme, y si alguien lo consigue se habrá merecido ganarme. Este km en bajada lo hago en 3:35 de media y me siento bien para afrontar fuerte el último kilómetro, y es aquí ya casi llegando al final cuando miro atrás para visualizar riesgos pero veo que nadie está ahí acechando.

             Línea de meta, larga y hacia arriba, que se hace interminable aunque con la tranquilidad de que voy sólo. Cruzo la meta celebrando lo que considero una buena carrera, con un tiempo de 43:47, 10º en la clasificación general y 3º de mi categoría.

           Comparando con la carrera del año anterior, con un tiempo de 42:40, es un tiempo relativamente "pobre", en cambio el año pasado sufrí muchísimo y el desarrollo de la carrera me hizo volver contrariado a casa. Este año he disfrutado mucho compitiendo, estudiando a los "rivales" y, además, ganando la partida a todo aquel con el que tuve la oportunidad de luchar.

          Próxima parada Valdebotoa, el 3 de septiembre.
Leer más...