Zurich Maratón de Sevilla. Serenidad para conseguir MMP en maratón.

     A mediados de semana hacía una publicación en redes sociales comentando mi inminente reto en la Zurich Maratón de Sevilla. Todo un campeón como Houssame Benabbou me daba un consejo que valía su peso en oro: "Serenidad, mucha serenidad hasta en pleno sufrimiento". Consejo de campeón y de amigo que me caló hondo nada más recibirlo y el cual tenerlo presente ha marcado el devenir de mi carrera.

Altura del km 32
     Mi estrategia maratoniana comenzó el día antes, el sábado. Intenté olvidar que tenía una maratón al día siguiente huyendo de rituales ni cuidados excesivos. Trabajando toda la mañana, yendo al futbol a ver al Badajoz y, sin pasar por casa, ir de fiesta carnavalera. En mi caso no funciona ser excesivamente metódico si quiero rendir físicamente. Poco antes de las 11 de la noche y estaba en la cama.

     El domingo no lo arreglaba. En pie a las 4:20 para viajar en el mismo día hacia Sevilla. La salida se dará a las 8:30 y quería ir con margen de tiempo. La duda era si desayunar en casa (antes de las 5:00 horas) o hacerlo por el camino. Finalmente opto por la primera opción porque la segunda supondría comer con poco tiempo de margen frente a la salida. Salgo solo de Badajoz, cruzándome con gente disfrazada que seguía celebrando el Carnaval, y en La Albuera recojo a mi amigo Fran que ha querido acompañarme para darme ánimos y disfrutar de la maratón desde fuera.

Ultimos 5 kms. Fotografía Juanjo

      Llegamos a Sevilla una hora antes de la salida y vamos al encuentro de mi compañero Jose Manuel Madera para que me entregue el dorsal que me recogió el día antes en la Feria del Corredor. Voy al coche a cambiarme y me encuentro ya en disposición a tomar la salida con 10 minutos de antelación. Hasta aquí todo ha ido rodado.

       Se da la salida y tardo 30 segundos en pasar por debajo del arco de salida. Es tiempo perdido antes de salir pero no me importa mucho pues no me obsesiona el tiempo final. Muchísima gente en la salida y me cuesta coger el ritmo, pero ya en el km 1 iba corriendo como tenía previsto. Aún así la marea de corredores coge todo el ancho de la avenida y es complicado avanzar, pero con paciencia y encontrando los momentos adecuado voy pasando a gente para encontrarme cómodo lo antes posible.

      En estos primeros momentos me viene una palabra a la cabeza: serenidad. Me obligo a correr cómodo sin obsesionarme por adelantar a gente y de esta forma los kms van saliendo a 3:59-4:00. Pronto empiezan los avituallamientos y como la previsión es que haga calor me propongo beber bien en todos para no deshidratarme. A la altura del km 5 sigue habiendo mucha gente pero la aglomeración no es tanta como hace poco y corriendo con tranquilidad y sin controlar el ritmo voy picando todos los km a 3:57-3:58 hasta el km 10. Es el límite de velocidad que me establecí antes de la carrera y está saliendo fácil, así que gano en confianza.



      En el km 15 me tomo el primer gel. Voy bien pero estoy deseando pasar la media maratón. Necesito pasar ese punto para que "empiece" la maratón y comprobar que sigo corriendo cómodo. Poco a poco, y sin intención de hacerlo, voy ganando posiciones, aunque hay algunos atletas que tengo de referencia pues van delante mía también subiendo puestos. En los avituallamientos sigo siempre la misma estrategia: coger un vaso de agua, dos sorbos y, a continuación, un vaso de Aquarius y dos sorbos generosos. Las sales minerales de la isotónica compensarán la pérdida de sudor por una temperatura que ya se va notando alta.

     Paso la media maratón en 1:24:48. En casi todas mis maratones he perdido cerca de 2 minutos en la segunda media maratón. Siguiendo esa cuenta estaría en meta rondando las 2 horas y 50 minutos, pero siento que en este punto estoy muy entero y me es relativamente fácil correr por debajo de 4:00. Pero mantengo la serenidad y me mantengo ahí para que las fuerzas duren hasta el final y aumentar el ritmo, si se diera el caso, a partir del 32.

Fran me acompañó en esta aventura
     Pero llega el km 24 y me tomo el siguiente gel un km antes de lo previsto por error. A partir del km 25 estoy en un grupo grande atleta y me protejo en ellos, pero ello supone que los kms piquen a 3:53-3:55. Como no me supone esfuerzo extra me mantengo ahí para ganar algunos segundos de margen de cara al último tramo. Ese sector de 5 km (del 25 al 30) sería el más rápido de toda mi maratón, con una media de 3:55. He adelantado a un montón de corredores y una ampolla en el pie izquierdo da la cara notablemente cuando tomo curvas a la derecha.

      Sigo bebiendo generosamente hasta el punto que por momentos me siento pesado de estómago, pero va funcionando bien así que sigo manteniendo la estrategia en los puntos de hidratación (dos sorbos de agua y dos sorbos grandes de isotónica) ¿sabéis lo que escuece el Aquarius en los ojos?.


      Paso un momento psicológico, el km 30. Sigo corriendo alegremente y me dejo ir hasta que el km 34 empiezo a notar el desgaste de los kms y automaticamente me viene la palabra clave: serenidad. Me relajo, voy muy bien de tiempo, casi tengo garantizado el sub 2:50. Ahora, cuando voy alcanzando grupos me mantengo durante un tiempo tras ellos para recuperar sensaciones, hasta que siendo que me frenan y adelanto. Así varias veces: alcanzo, recupero y adelanto. El km 36 y 37 también salen por debajo de 4:00 y me veo con "fuelle". Empiezo a ver factible hacer marca personal. 

       Los tres siguiente km son levemente por encima de 4:00 pero sé que tengo para acelerar en los dos últimos kms. Y así llego al 41 en 2 horas 40 minutos y saco la calculadora: dos kms más a 4:00 más lo que tarde en los 197 metros finales y será marca personal.

       Ahora ya no voy suelto, sino todo lo contrario. Ahora voy muerto, las piernas piden aflojar, he tenido hace algunos minutos un aviso de lesión en el tibial anterior de la pierna derecha, pero siento que es hoy o nunca. Estoy en tiempos, mi marca en maratón es de hace 5 años y ha sido 5 años de lucha constante para mejorarla, siempre sin éxito; pero hoy lo tengo ahí, son sólo dos kms, son 8 minutos, ¡no puedo dejarlo escapar!

Ritmo constante durante toda la carrera
      El km 40 vuelvo a hacerlo a 3:57. Queda un km y no puedo más, pero no me permito parar. Voy jadeando en polifónico, pero son sólo 4 minutos. Empieza a oler a meta, estamos bordeando el Parque María Luisa y pasamos la última curva a la izquierda. En el horizonte, entre las ramas de los árboles, empiezan a vislumbrarse arcos de meta. Ya se escucha la megafonía. Ultima rotonda y recta de meta, empiezo a divisar el crono, el cual salta a 2:48. ¡Tengo 37 segundos para llegar a meta!

      Aprieto los dientes y corro a todo lo que puedo. Pasan los segundos demasiado rápido pero ya estoy ahí y FINAL. Cruzo meta con tiempo oficial de 2:48:32 mejorando en 5 segundo mi marca personal. El tiempo neto es de 2:48:09 por lo que perdí en la salida pero cuenta el oficial. Posición 437 de 15000 inscritos. Tiempo de la 1º media maratón: 1:24:48 y tiempo de la 2ª: 1:23:42.

      Muy feliz. Venía a hacer un buen crono y me he encontrado mejorando mi marca en maratón 5 años después. Sevilla ha vuelto a ser talismán para mí, como el año pasado con mi marca en media maratón. Y ahora, cuando escuche Maratón de Sevilla me vendrá un feliz recuerdo, sustituyendo al amargo recuerdo que tenía hasta ahora, cuando "revente" en el km 15 en el 2017.

      A saborearlo y descansar. Próxima parada Maratón de Badajoz, aunque con la tranquilidad de tener las tareas ya hechas.

      A continuación os dejo los datos recogidos por mi GPS